Cinco artículos no son muchos. Quedan por venir otros muchos más, a razón de uno por semana en el blog de la revista Vida Nueva, que he querido titular “Preguntar sin miedo”. Conozco esta publicación desde hace una veintena de años y me parece que es un buen espacio de comunicación eclesial, serio y abierto.

Mi intención, una vez más y pese a todo, es hacer del blog un espacio de diálogo asumiendo ciertas preguntas, no pocas veces incómodas, que un creyente en el mundo de hoy debe configurar. Y hacerlo desde la apertura, la comprensión al otro, la escucha. No desde el desprecio, sino desde el aprecio. Tomándolas como algo interesante e imprescindible.

Creo que el ateísmo moderno, en gran medida hace un enorme bien a la religión. No hace falta citar la Biblia para mostrar que no es un episodio aislado en la historia del judaísmo, ni tampoco convendría hablar del camino que ha hecho el cristianismo de purificación continua, cada uno en su tiempo. Parto, por tanto, del interés y la gratitud por toda pregunta, incluso cuando no tengo respuesta; o muy especialmente agradecido a las que no alcanzo a responder cómodamente.

  • Quinto artículo. ¿Es necesaria la Iglesia? Pregunta incómoda y que sufro, porque en en fondo reconoce que no ve nada de Dios en todo eso que se hace, o nada de muy humano en lo que se vive.
  • Cuarto artículo. ¿Por qué no todos los cristianos sois iguales? Creo que esta pregunta se hacía eco, en quien me la formuló, de una cuestión puntual que provocó posicionamientos diferentes dentro de los cristianos. Me resultó muy interesante porque se percata de diferencias, mientras la mayoría piensa que se trata de una masa compacta y uniforme.
  • Tercer artículo. ¿Tienes claro lo que es Dios? Básicamente, por qué empezamos a creer cuando todavía desconocemos mucho sobre el Misterio que hemos encontrado frente a frente. Y, ¿tiene sentido decir que se conoce de verdad a Dios, que se posee la verdad sobre Dios?
  • Segundo artículo. Y tú, ¿a quién preguntas? Antes que responder sin más a otros, aclaro que también tengo mis preguntas y que estas preguntas deben tener un interlocutor, ser hechas a alguien. La pregunta tiene una direccionalidad propia.
  • Primer artículo. Preguntar sin miedo. Sobre el sentido del blog y por qué en este tiempo es interesante aventurarse a dejar escapar del corazón ciertas preguntas con valentía.
Anuncios