Dios mío, líbrame de mi dios

La oración, que se puede leer en muchos tonos, es atribuida al Maestro Eckhart. Un dominico de la Edad Media, con una vida intensa tanto misionera como de enseñanza. De él sé muy poco. Sólo he leído un libro que recoge algunas de sus palabras.

La primera vez que la escuché fue en una conferencia de Miguel García-Baró y, buscando por ahí, fue cuando vi que estaba atribuida a este predicador medieval. Me impresionó desde el inicio. En muchos casos he rezado con ella.

  1. Nos hacemos una imagen, idea, concepto de Dios que lo convierte, incluso con la mejor intención en un “dios”. No sólo de Dios, sino de toda realidad. Confundir lo que pienso, con la verdad y la realidad es poco menos que ingenuo. Aunque alcancemos algo de verdad en nuestra vida, esta negación nos pone en la pista de seguir adelante y buscar algo auténtico.
  2. Como oración, creo que nace de la insuficiencia. Merece la pena, y mucho,  seguir adelante sin detenerse y profundizar en ella. Pero también como oración vemos que el soporte básico de esta llamada es una sincera y potente afirmación de Dios mismo.
  3. Del dios mío al Padre nuestro. ¡Qué bien nos hace escuchar, recibir, dialogar e incluso discutir con otros creyentes! De “mi dios”, líbrame. Pero del de los demás, y muy especialmente del de los pequeños, ¡no me libres jamás! Que pueda siempre escuchar, prestar atención máxima.

Aquí os dejo el vídeo. Sigo aprendiendo de YouTube.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s