Distinguiendo emociones y sentimientos

Un comentario más sobre la razón adolescente, sobre la que escribí ayer. Algo que ha sido destacado por encima de muchas otras cosas en nuestra época: la primacía de las emociones o de los sentimientos, sobre todo a la hora de tomar decisiones, sean las más profundas por cotidianas o las más radicales por decisivas. Y junto a este primer análisis sitúan entonces el hedonismo, como doctrina predominante.

Quienes señalan esto, lo que pretenden reflejar realmente es la liquidez e inconsistencia de los vivientes más allá de la modernidad. Asentados, dicen, en la carencia de fundamento, por lo tanto en el contrasentido más básico e incapaces de frenar sus propias incoherencias. Tan pronto dicen esto como aquello, y como parecen no pensar suficientemente las cosas, lo que su vida muestra de ellos mismos es la volatilidad, el ir de un sitio a otro sin asentarse, su vagancia y peregrinaje sin rumbo. Pero añaden, además, que su respuesta inmediata está, de este modo, carente de interioridad dejándose robar la vida por la exterioridad de un mundo que bombardea permanentemente su inestabilidad.

Diría que este pequeño análisis no sólo es aplicable, en verdad, a la adolescencia como etapa. Quien esté libre de pagar el precio de su época, que tire la primera piedra.

Ahora bien. Pienso que no es lo mismo hablar de emociones que de sentimientos. Aunque sólo sea porque tenemos estas dos palabras, intentemos aprovecharlas bien. Yo diría, pero todo es corregible, que las emociones son sentidos básicos y primitivos que nos sitúan en el mundo, nos ofrecen información de lo que la realidad que nos rodea y somos, supone para nosotros. Un dato muy inmediato, poco elaborado. En el terreno de la acción son más bien parecidos a instintos en cuanto a lo automático, casi con prisas. Por otro lado, no duran en sí mismas como emociones, sino que se desvanecen.

Los sentimientos, por otro lado, propongo que sean las emociones pensadas, razonadas de algún modo, explicadas a nosotros mismos con el lenguaje que seamos capaces. Una memoria de nosotros mismos, que nos ayuda aún más a saber cómo estamos en el mundo y cómo respondemos a él. Un sentimiento es, por tanto, complejo y en continua configuración. En este sentido, también duran en la medida en que son una especie de acción nuestra sobre nosotros mismos, que nos explica quiénes somos en primera instancia. Conviene destacar que este proceso se hace a solas, cada cual consigo mismo, y nuestro lenguaje es analógico, no directo. De ahí que cuando intentamos hacer matices y profundizar progresivamente en los datos que recibimos en nosotros mismos, esta actividad se vuelva ardua. Muy ardua. No cabe explicar exactamente, por ejemplo, lo que es estar enamorado y quien lo escucha puede no entender, tampoco interesarse, lo más mínimo en ello. Mucho más difícil será comentar el agradecimiento, el sobrecogimiento, la incertidumbre.

Diría que no cabe hablar de emociones, sino de sentimientos. La emoción es imposible que, como emoción, se transmita. Es exclusiva, el material del que está hecho el resto. Pero sería ingenuo entonces pensar que los sentimientos son realmente fieles a las emociones, siempre y en todo momento, para cualquier persona. Porque el sentimiento es una configuración, que tiene mucho de cultural y ambiental, no sólo de razón y reflexión personal. De ahí que parezca claro, al menos para mí en este momento, que el gran problema de nuestra época está en la configuración de las emociones y en si somos de verdad sinceros y respetuosos con lo que vivimos. Un sentimiento puede ser la negación y ocultación más cruel de un dato que la vida pretende hacernos ver.

Dejarse llevar por las emociones nos aleja de la razón, ciertamente. Convierte la existencia en ese “fluir” que hoy se elogia, que dicen que no cansa porque no exige una tarea sacrificada, como es el sentimiento. Otra cosa será, decidir y actuar teniendo en cuenta los sentimientos.

Anuncios

2 comentarios sobre “Distinguiendo emociones y sentimientos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s