Los profesores buscan “respeto” en Google

Mezclando la mayoría de edad de Google (al que le contamos tanto que sabe más de nosotros que nosotros mismos), me he puesto a buscar cosas y ver cómo se autocompletan. Me picó la curiosidad cuando un amigo el sábado me comentó algunos detalles de esta estadística tan universal. ¡Un mundo por reflexionar!

La cuestión, que creo que merece una reflexión intensa, es que los profesores buscan con mucha frecuencia (al menos en mi región) cómo hacer que sus alumnos les respeten, y cosas muy similares. En concreto, cuando pones “soy profesor” aparece “y mis alumnos no me respetan”. Un claro indicador de algo que está pasando en las aulas, que quizá de vergüenza o miedo reconocer, y en la que el profesor se ve -lamentablemente- muchas veces solo. Que sea una búsqueda tan relevante en Google indica que ni de lejos es una cuestión particular, y que acudimos a donde podemos para encontrar respuesta. Todos estos profesores no se han acomodado en sus pupitres, ni se han protegido detrás de no sé qué. Están expuestos, vuelven a las aulas todos los días y sufren diariamente situaciones dolorosas en las que conseguir explicar, hacer que atiendan… es una cuestión casi imposible.

De algún modo creo que esto se agrava cuando se mira hacia otro lado o las familias se ponen de la parte que no toca. Lo siento, pero también hay que decirlo. Un joven que en clase sabe que puede hacer cualquier cosa porque sus padres saldrán en su ayuda, es un ciudadano problemático en potencia, a parte del daño que de por sí está causando y lo que él mismo está empeorando su vida perdiendo oportunidades. No sé si el respeto comienza en casa, simplemente, o también se gana, como defienden otros, pero cuando hay faltas de respeto hay que intervenir. Si son reiteradas, con urgencia.

He ido ojeando las respuestas que Google me ha dado. He llegado a la quinta.

  1. La primera es de un blog muy bien posicionado en la red, porque sus post son de calidad, pensados y bien escritos. Sin duda aporta mucho a la comunidad educativa esta reflexión.
  2. La segunda respuesta que tengo es un chat, en el que hay de todo. Incluso más faltas de respeto, culpabilizaciones y palabras “fuera de tono”.
  3. El tercero, que he leído con mucha atención, es un artículo de una profesora de universidad, que un día se desesperó y se fue a su casa. Insisto, profesora de universidad.
  4. El cuarto, incide en las cosas que hacen mal los profesores. Que, sinceramente las hay, pero no justifican ni de lejos que se den determinadas situaciones dentro del aula. Repito: ni de lejos.
  5. El quinto ya no está disponible en la red. Pero puedo imaginar lo que era: un recetario, de esos idílicos e ilusorios, escritos por alguien que quizá nunca ha sufrido algo así.

Creo que merece una reflexión de otro orden, la verdad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s