Historias de Instagram y los jóvenes

No hace tanto que Instagram decidió copiar el éxito de Snapchat. Reestructuró su app con unas novedades radicales. En la parte superior aparecen fotos o vídeos que no estarán disponibles más allá de las 24 horas clásicas de Snapchat. Se ordenan cronológicamente y van mostrando con un aro rojo aquellas que no has visto.

Ha tenido un éxito increíble entre los jóvenes, que han vuelto con fuerza y presencia a esta red social abandonando en cierto modo Snapchat. Aquí tenían un depósito de fotos antiguas y contactos que es difícil dejar atrás, a diferencia de la red del fantasma, cuyo gran valor son los contactos (y la privacidad extrema) y cuya diferencia más significativa actualmente son los videochats.

¿Qué ha ocurrido?

  1. Los jóvenes se han puesto a compartir sus “momentos” de forma masiva en Instagram sin la preocupación por la foto perfecta, de lo más guay. Antes se colgaba algo significativo, ahora se viralizan muchos momentos diferentes, sin pensar en grandes calidades (aunque siempre existe el filtro de la aprobación y no vale cualquier cosa). Se borrarán en 24 horas, eso nos hace más laxos.
  2. El premio aquí son visualizaciones, no corazones. Todo el que pasa por la foto deja huella, no como antes, que alguien podía verte sin dejar rastro de su presencia. Ahora no. Si la ven, si están activos, tienes la posibilidad de enterarte. El número aproximado de visitas es el doble o el triple que de “corazones” en el muro de Instagram. Este dato, dicho sea de paso, sólo lo puede ver el dueño de la foto, no es público, por lo que ahora se compite contra uno mismo.
  3. Como en Snapchat, el diálogo o comentarios que se hacen a las fotos son privados y se abre el “chat” (más bien bandeja de mensajes, un tanto pobre). Estas historias sí se guardan, sí permanecen más allá de las 24 horas. Allgo que en Snapchat siempre fue un problema, porque se perdía el hilo, no se sabía de qué se estaba hablando, se perdía interés. Aquí no, aquí se puede hacer historia de las conversaciones. El acierto de Snapchat fue declararse como red social de lo privado y personal, de las conversaciones tú a tú al margen del público, sin que otros puedan saber lo que está sucediendo, y en la misma línea va Instagram.
  4. Para incrementar y potenciar su reclamo, durante todo el verano han existido “juegos” (o dinámicas sociales dentro de la red), que no se sabe bien de dónde han nacido. Si usas Instragram y ves esta parte con frecuencia, habrás notado que había números con mensaje, luego capturas de imágenes de otros perfiles con mensajes… Todo pensando como estrategia que afiance su uso y “obligue” a una cierta presencia continua de los jóvenes en la red. Hasta donde yo puedo notar y percibir, la sensación ha sido de una interacción tremenda, en muchos casos alimentada por tiempos muertos y aburrimiento. El que no ha participado de esto, se ha quedado muy al margen.

joseferjuan

Anuncios

Un comentario sobre “Historias de Instagram y los jóvenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s