Crear buen ambiente en clase

Salir del verano es abandonar la pereza, poner orden en la vida y empezar a hacer planes. Unas alumnas -de las mejores- me dijeron el primer día que ya tenían ganas de volver. Respondí con asombro, como no puede ser de otro modo. Y de camino a la sala de profesores pensé con gran alegría en lo que me habían dicho.

Estos primeros días son un caos. Que nadie se confunda. Llegan del verano como habiendo olvidado de qué iba esto y acostumbrados a hacer lo que quieren. Hay que entrar en vereda y materia, y esto le cuesta incluso a los mejores, los más atentos, los más disciplinados, los más dispuestos.

Entre los objetivos más importantes del inicio del curso está crear buen ambiente. Porque si no se consigue, lo que tenemos en mal ambiente en el aula. Y es algo que depende de cada profesor, no por separado del resto, pero sí con gran responsabilidad por su parte.

  1. Normas claras. Será bueno tanto para los alumnos como para los profesores. A ser posible, cuantas más normas comunes a todos mejor. Puntualidad, atención, velocidad en las transiciones, orden… El orden conduce a la seguridad, la seguridad a la confianza, la confianza da buen resultado.
  2. Atención personalizada. Si en las primeras horas el profesor es capaz de encontrar la manera de hablar con cada uno de ellos y saludarlos uno a uno, tendrá mucho ganado. Especialmente a los que son nuevos y no conoce. Interesarse por ellos por ellos mismos. Y escuchar sus primeras respuestas. En este primer contacto se reciben impresiones bastante fiables.
  3. Crear dinámica. Si algo es esencial, hay que comenzar cuanto antes a cultivarlo. Como dije ayer, por ejemplo, para mí resulta esencial el diálogo, por lo tanto hay que dialogar desde el inicio.  Hoy, por ejemplo, ya hemos empezado a trabajar en grupos de cuatro porque no puede ser de otro modo. No se puede dejar la fase de “moldeamiento” para luego, cuando ellos hayan aprendido a responder en clase de una determinada manera.
  4. Alegría, distensión. Intento que mis clases tengan siempre un tono de humor, aunque no siempre lo consigo. La alegría es un don preciado. Pero estas clases primeras me esfuerzo particularmente en que tengan cierta gracia y salero, sean atractivas y llamativas, provocadoras y con cierta luz. Por lo mismo de antes, y para que su valoración sea positiva, enseñarles a esperar algo de la clase.
  5. Generar grupo, incluso complicidades en el aula. Más allá, y apunto, de las que de por sí tienen. Una clase son muchos grupos, para quien no lo sepa todavía. Por tanto tiene que darse algo que les lleve a escucharse entre sí y a poder hablar ante todos. Aunque no lo hago sin más por esto, sino porque valoro cada intervención muy positivamente, estos días cada alumno que habla tiene que verse reforzado. Y si puedo, conecto lo que dicen unos con lo que dicen otros. Se trata de tejer discurso.
  6. Que sepa y deje con ciertas ganas. A mí nunca me gustó que un profesor terminase la clase sin acabar el tema. De hecho, las veces que he acelerado el final de una sesión porque era lo que tenía programado, me he quedado incómodo. Pero estos días intento que las sesiones no sean clases cerradas absolutamente sobre sí mismas, sino que tengan una continuidad más allá, en la siguiente hora, o con una pequeña acción que pueden realizar en su vida cotidiana.
  7. Mantener el silencio y la atención. La madre de todo aprendizaje es la atención, no tanto la curiosidad ni el interés, que quizá vengan después muchas veces. Y el silencio, en algunos momentos, resulta crucial. Hay que dejar claro cómo se va a proceder al respecto y que la norma sea compartida. El primer día no se logrará del todo, pero hay que experimentar evolución y proceso.

La imagen es de hoy, en un grupo de trabajo de 1ºBachillerato. Ha sido una pequeña actividad cooperativa, que continuará la siguiente sesión. No trabajo con “nuevas metodologías” por esnobismo (que lo respeto), sino por convencimiento. Y aprovecho para agradecer a mi primer director que me sacara de mis limitaciones, me hiciera leer pedagogía en artículos y revistas, me metiera el gusano de intentar dar a mis alumnos lo mejor.

Nos vemos en Twitter: @josefer_juan y seguimos intercambiando. Cuando abra un canal, si ese día llega, ya te avisaré.

Si te gustan estos post, puedes suscribirte por email. En tu móvil estará más abajo, en el ordenador a tu derecha.

Anuncios

Un comentario sobre “Crear buen ambiente en clase

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s