Cuando Facebook no se parece a tu vida

Las redes sociales son espacios propensos a las apariencias.

Hace unos días volví a tener contacto a través de Facebook con una persona que hace años que no veo. Empezamos a hablar y le dije que veía que estaba feliz, y me alegraba por ello. Estuve “cotilleando” su perfil un rato antes de nada. A lo que respondió que lejos de eso. Se le ha complicado todo mucho, ni ella se reconocía sonriendo en las imágenes que publicaba. No sabía por qué lo hacía. A mí no me extrañó ni lo más mínimo.

Desde entonces pienso en lo fácil que es esconderse en las redes sociales. Apariencia, dobles vidas, todo maravilloso y magnífico, selección de momentos, sonrisas para el instante (snap), fotos de puro postureo, palabras grandilocuentes y reflexiones que no surgen de uno mismo, de la propia vida, dichas para otros en lugar de para sí mismos.

Quien dice Facebook dice cualquier red, especialmente la de las imágenes, que permiten ver algo pero empezamos a pensar que casi nada, salvo búsquedas y deseos. Si lo pienso, no es tan poco lo que muestran. Deberíamos leer más lo que publicamos, vernos más en las imágenes, aprender a leer entre líneas, impedir que la primera impresión gobierne las redes.

Anuncios

Un comentario sobre “Cuando Facebook no se parece a tu vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s