Recordar lo fundamental, cada día

Lo mío es la escuela. Y en la escuela año tras año se toca lo fundamental, lo básico. Eso me obliga a estar una y otra vez a vueltas con asuntos de crucial importancia como la libertad, el mal, las relaciones sociales, la verdad. Todo formulado una y otra vez como preguntas que son muy radicales, que muchos de los jóvenes se hacen primera vez, no sin cierta perplejidad o sufrimiento. A nadie le gusta que le toquen tanto los cimientos.

Tengo que dar gracias por esta tarea apasionante, que vivo sin indiferencia, con pasión. Y que jornada tras jornada a mí me trastoca, me obliga a resituarme y a seguir adelante.

El bien, eso es lo más fundamental de todo. No la felicidad, como muchas veces se dice, ni tampoco la libertad, ni los placeres. La cuestión es el bien, la vida buena, vivir bien. Y sus contrarios; que cuando llevamos una “vida mala” o “sufrimos el mal”, se nos disparan todos los resortes y avisos. Justicia, perdón, misericordia, cordialidad, amabilidad, acogida, respeto… todo bien después y por proximidad al bien. Y no saberlo comporta muchos problemas.

Pienso que si día a día hiciéramos de esta búsqueda el motor de nuestra voluntad y entendimiento, todo cambiaría. Digo más, de la propia voluntad, no de la ajena. Pero sea por descuido, por dejadez, por ignorancia, por contagio, por rutina o por presión, a muchos se les olvida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s