1% tiene igual riqueza que el resto del mundo

Cuando leo titulares de este palo, ya no me extraño. La noticia aporta datos que, aunque estén tremendamente equivocados, que no creo que sea el caso, ponen de manifiesto las enormes desigualdades que existen en nuestro planeta. Por mucho que proteste, y sin ser parte de ese 1% multimillonario, caigo del lado de los más “favorecidos” por esta sangrante situación. No son pocos los que, además de señalar a los que más tienen entre los que más tienen, hablan de la necesaria distribución de los bienes empezando por los propios.

  1. Mirar “hacia arriba” es una forma más de mirar “hacia afuera”. O entender que la realidad en la que vivo no es del todo propia, no me implica, no me afecta del todo. Y como muchos de los que vivimos en el norte estamos en la situación intermedia entre los más ricos y los más pobres, la cuestión queda ajena a la inmensa mayoría de los millones de personas que sí pueden hacer algo.
  2. Solucionar la pobreza no es cuestión de utopía. Relegar al reino de lo imposible aunque deseable una urgencia de este calibre es probablemente la peor de las parálisis de nuestro mundo desarrollo. Así quedarán las cosas como están, tal y como están, y seguiremos hablando una y otra vez exactamente de lo mismo.
  3. El problema no es la riqueza de los más ricos. Lo que me duele es la enorme pobreza de los más pobres. Y que, de algún modo, triste y lamentable, el sistema en el que vivimos nos haga entrar por el aro de la necesidad del dinero para vivir. Hemos creado un mundo en el que para vivir hay que tener y tener y tener y tener. Una persona sin dinero se ve desprovista de vida. Y para tener dinero debe trabajar. Y el trabajo entonces es la venta de uno mismo, no una vocación que mejora el mundo en el que vivimos. La venta de uno mismo nos pone en manos de quienes más tienen para que sigan teniendo más. Ni siquiera podemos decir que nuestro trabajo es nuestra riqueza.
  4. Pérdida de masa social. No soy mucho de clases, a decir verdad. Pero me preocupa que la deriva en la que estamos los trabajadores dejen de asociarse, reunirse, defenderse unos a otros. Como muchos no tienen trabajo, quien lo tiene lo protege. Se va perdiendo de vista la necesidad de trabajar por un trabajo digno en muchos ámbitos ante la imperiosa necesidad de tener simplemente trabajo. Y cada cual, en esta lucha, parece que está solo y cada vez se arrincona más para defender lo suyo. Lamentable igualmente. Si pienso en el mundo, esta relación de desigualdad entre los que más tienen y los que menos se agrava cuando la relación se va dividiendo más hasta llegar al uno a uno.
Anuncios

Un comentario sobre “1% tiene igual riqueza que el resto del mundo

  1. Excelente tu aporte,falta fe en cada uno de nosotros para apropiarnos de nuetra dignidad de hijos de Dios, para colocarlo a El en la cuspide de nuestras vidas,para guiarnos de su palabra que aun hoy sigue siendo la verdad que el hombre desecha por estar obnuvilado por el dios dinero para tener y tener mas y mas para sentirse “poderoso” para asi tener a los demas ignorantes como el a sus pies….saludos Jose,bendiciones.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s