4 grandes preguntas sobre #Refugiados

Antes que las respuestas, están las preguntas. En nuestro mundo, no pocas veces despistado, las imágenes suscitan muchas preguntas. La situación que hoy vemos en televisión, en las redes, en los medios, vienen de lejos. Pero una sola fotografía ha tenido capacidad para movilizar masas y despertar a muchos del letargo. Me parece que, no siendo lo mejor, es lo menos que podemos hacer. El punto de partida. Oigo que se puede “hacer más”. Me inclino por la versión “más y mejor”. Hacer mal las cosas, en este momento tan clave, terminará en menoscabo de la dignidad de las personas que hemos de acoger. Podrían ser más, también es cierto. Pero junto a la respuesta rápida que hay que ofrecer, mejor hacerlo bien.

  1. ¿De dónde vienen? ¿Acaso no sabíamos que en su tierra había una guerra cruel y dolorosa, indiscriminada en sus bombardeos, en sus disparos? Muy ignorantes debemos ser para reconocer que en un lugar del mundo existe una guerra y que eso no afecta a millones de personas. Especialmente a los más débiles. Muchas personas en Europa ya no reconocen, por no haber vivido -gracias a Dios- el dolor de la violencia, del enfrentamiento, de los misiles y las armas. Nuestros abuelos tienen mucho que decirnos sobre lo que esto supone. No cabe olvido de nuestro pasado. Tampoco se puede olvidar de dónde vienen estas personas. Toca afrontar también lo que ocurre más allá de lo nuestro, si es que existe esa distancia en un mundo global.
  2. ¿A dónde van? Ciertamente los refugiados huyen. Y buscan refugio. La pregunta que cabe hacerse en este sentido es por qué en dirección a Europa. Percibo que las fronteras no pueden convertirse en muros infranqueables, porque eso lleva consigo su saturación y colapso. Las fronteras humanas son permeables y se deben controlar humanamente -y no sólo humanitariamente-. Esta situación nos muestra nuevamente, para quien quiera verlo, el enorme escalón que hemos creado en el Mediterráneo, la diferencia de riqueza, de estilo de vida, de esperanza, de seguridad que hay a un lado y otro. Los refugiados no son tontos, vienen buscando paz y mejorar su vida. Muchos piensan, ya no en ellos mismos, sino en sus hijos y en darles a ellos un futuro más esperanzador del que les tocó vivir con tanto sufrimiento a ellos.
  3. ¿Qué supone acoger, en serio? Dar la bienvenida con carteles, aplaudir en los andenes de una estación, repartir mantas y ropa… son sólo los primeros pasos de una larga estancia. Escucharemos hablar de la necesidad de integración, del reto de la convivencia.  Lo repetiremos una y otra vez, porque comienza ahora mismo. Dar la bienvenida es fácil en comparación con las dificultades que naturalmente vendrán. No significa esto una condena de nada, sino un sano realismo con el que reclamo que se hagan las cosas bien. Aplaudo que se hayan apuntado en España más de 1000 juristas para atender a quienes llegan y ayudar con su situación legal. Es fundamental. Aplaudo también la red de ayuntamientos que se ha puesto en marcha y que hace balance. No se pueden hacer las cosas a la ligera. También el movimiento en asuntos sociales.
  4. ¿En qué sentido me implica? ¿Es un reto de los políticos, de los estados, de la UE? ¿Percibo que eso significa que “va conmigo” y “adquiero un compromiso”? De hecho, para quien no lo sepa, ser europeo, español, madrileño -en mi caso- lleva consigo la pertenencia no sólo a un territorio, también a unas leyes -como los Derechos Humanos, los acuerdos sobre refugiados e inmigración-. Pero iría un paso más allá, y con esto terminaría: ¿En qué medida mejora mi vida, me mejora a mí mismo?
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s