Optimista, a toda costa

Optimistas a toda costa. Pase lo pase, buen humor, buena cara, buen talante y a seguir con una sonrisa. Como si no hubiera pasado nada. A esto no lo llamo yo “optimismo” sino ingenuidad y despreocupación, que no es lo mismo. Actitudes así, tan ciegas, son más propias de los estoicos que todo lo aguantan irremediablemente, que de aquello que yo diría que es excelencia humana. ¡Nos hemos pasado con el optimismo!

  1. Según esta nueva ola de pensamiento, casi no existen los problemas o más bien los creamos nosotros mismos en nuestra cabeza. Y no es así, aunque en ocasiones nuestra debilidad nos haga flaquear y pueda empeorar en cierto modo las cosas. A mí me parece, sin embargo, que optar por el optimismo conduce no pocas veces a la distracción y a la ceguera, por no decir que aboca a la irresponsabilidad. Con pensar las cosas de otro modo no es suficiente.
  2. Me pregunto igualmente si no falta rigor y seriedad detrás de todo esto, que con dos chascazos de dedos solventa y afronta el mundo. Digo esto porque no me parece ninguna tontería el especticismo y el pesimismo de quienes no ven de ningún modo salida a sus males, que no proceden siempre del egoísmo del corazón humano. Algunos tienen que dar la cara en circunstancias de gran crudeza, cuando no ante la indiferencia de un mundo que las fotografía.
  3. Ciertos optimismos corren demasiado, conducen a la acción precipitada e inconsciente. Al ver lo fácil del camino, o no considerar realmente lo que puede suceder, empiezan sin fuerzas suficientes, sin recursos, sin planificación. Dan el primer paso, que a otros cuesta demasiado, sin saber cuál será el décimo. Andar por andar… Sin definición, sin orientación, sin escoger ni haber deliberado. No creo que estos optimismos estén a la altura de la libertad que necesitamos.
  4. Y los juicios… Lo que más me preocupa de ciertos optimismos son los comentarios sobre la debilidad de otras personas. No sé si los tratan o no como tontos, pero da la sensación de que ellos están por encima. Ciertamente, terminan acompañando su ego hacia las nubes.

Dicho lo cual, no creo que las personas puedan “medirse”, ni deban hacerlo, entre optimistas y pesimistas. Lo que digo es que ciertos “optimismos” ramplones esconden y ocultan una situación que, perdonad, en el fondo no quieren mirar de frente.

Anuncios

2 comentarios sobre “Optimista, a toda costa

  1. Cuanta verdad.
    Hace dos años que estoy superando poco a poco un fuerte transtorno de ansiedad. He tenido que lidiar con los mitos de la sociedad basados en un optimismo rozando lo denigrante.
    Me han dicho que todo esta en mi mente, que ellos son muy optimistas, que me falta un látigo para darme en la espalda porque mi problema es porque soy muy pesimista. Me han llegado a decir que soy una persona insoportable por decir un día que fisicamente me encontraba fatal y que tenía miedo. Mi suegra me dijo que su hija no tenía que estar conmigo solo porque no podía estar genial mientras ella disfrutaba de una comilona en un chiringuito. Mi familia me ha dejado de lado, mis amigos también porque ya no soy el tipo guay de las películas. Estuvé a punto de suicidarme, pero sabes que? no dejé ningun día de trabajar aunque apenas podia fisicamente, acepte con humillación ( gracias a la mierda de sociedad y sus ideas equivocadas de que si lo haces es aceptar que eres un loco) tratarme con medicación, seguí adelante con mi vida, llorando un día si y otro también porque la enfermedad podía conmigo. Pero seguí adelante, reuní las pocas fuerzas que tenía y me refugié en el deporte, dejé la medicación, y a día de hoy puedo decir con orgullo que le estoy ganando la batalla casi totalmente. Son pocos los días que ya tengo síntomas y desde luego ni remotos a lo que viví. Me he sentido identificado con tu post y me ha hecho preguntarme quien es el verdadero optimista? El que me restregaba en la cara lo optimista que él era o yo que acabo de venir del infierno? Por supuesto para la sociedad el que me lo restregaba en la cara…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s