Pensando en #QuieroUnaEscuela

Esta mañana he visto un interesante hashtag que aglutina muchas aportaciones interesantes. En #QuieroUnaEscuela se está dialogando sobre lo que hay y lo que falta. Como he dicho en otras ocasiones, los cambios por los cambios me parecen estúpidos, pero ciertamente la escuela tal y como la conocemos se va a transformar. Lo que hay me gusta en muchos sentidos, no lo voy a discutir con nadie. Por ejemplo, me encanta escuchar conferencias magistrales de gente que sabe muchísimo. Creo que aprendo una barbaridad cuando tengo la oportunidad de sentarme, escuchar y disfrutar. Aunque lo cierto es que mis alumnos tienen otras necesidades y se plantean el mundo de otro modo. Huyen del aburrimiento, porque todo parece aburrirles. Buscan motivación, y me temo que en gran medida son incapaces de motivarse a sí mismos, lo que genera muchas dependencias y poca autonomía. Están ahí diariamente, sentados en su pupitre las horas que tocan, pese a no haberse preguntado con relativa seriedad por qué, para qué, ni nada de nada. Los profesores acuden a sus clases con fuerzas que se van desgastando durante el curso, en lugar de sentirse recompensados y animados en su tarea, lo que provoca  una masiva huida y un gran desinterés por su parte. Todos hablan de educación, cuando la masa vive apostada cómodamente en la ignorancia y en sus opiniones. La escuela, y hablo en general, se tecnifica, se plantea no pocas veces como lo anterior al mundo laboral, en lugar de servir a la vida feliz y a la construcción de sociedades mejores. Y todo esto no lo digo yo, sin más, lo saben muchos.

Falta mucho por hacer. Como siempre. Pero celebro sinceramente que sean no pocos los que disfrutan de la escuela, de la educación, de la enseñanza y hagan de ello algo prioritario en su vida. Para mí no es un trabajo, es más. Para mí no son alumnos, son más. Lo descubrí rocambolescamente leyendo a Parménides. No me preguntes cómo, pero de su mano entendí que la apariencia y la realidad no suelen ser lo mismo, y que hay “falsedades” derivadas de malas “relaciones mentales”. No sé explicarme mejor en una frase.

Me gusta dialogar con mis alumnos. Todos los días abro horizonte para ello. Me conmueve enormemente percibir que algunos chavales, muy jóvenes en su mayoría, se sorprenden por primera vez ante el mundo, las preguntas y ante sí mismos, y no se conforman con las migajas de las mesas de las masas, y comienzan a buscar el bien, la felicidad. Me alegra ver que se duelen, se incomoda e incluso se molestan cuando esto sucede, como aquel individuo que, liberado y sin respuestas todavía, salió de la caverna. Y aplaudo el esfuerzo de quienes intentan volver para explicar a otros. Estos últimos son los maestros, que topamos no pocas veces con la incomprensión y la indiferencia de quienes han sido habituados a permanecer callados y en silencio, en lugar de a moverse en el mundo y usar la palabra.

Me apasiona la escuela. Me enamoran mis alumnos, mis compañeros, mi tarea. No creo que haya innovación más necesaria que recuperar la pasión de unos y otros por su propia vida, por la búsqueda de su felicidad, por un mundo más justo. Otras innovaciones, que venden tanto y que se publican con precio de partida y con intereses, no le llegan ni a la punta de los zapatos. Ojalá mis alumnos sean felices y quieran, de verdad, estar donde están, aprovechar la oportunidad que les brinda haber nacido aquí, querer que las cosas sean mejores para todos.

Desearía poner una foto en la que aparezco con jóvenes sonrientes en medio de sus pupitres, y no puedo. No me dejan porque nuestro mundo difunde todo lo negativo, y poco de lo cotidiano, cotidiano, de lo más cotidiano. Lo normal es que en clase sea feliz y al volver a casa encuentre otra persona también feliz por volver de su escuela. ¡No hay precio!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s