Volver a lo esencial

Las vacaciones deberían ser para eso, más que para cualquier otra cosa. Porque lo coditiano, por mucho que se alabe, también despista y descentra, te lleva de lo necesario a lo urgente pasando por lo que toca. Y lo hace con la fuerza del día a día. Las vacaciones deberían ser tiempos de recreo, para recrearse, para volver a crear, para retomar lo esencial. Cualquier otra opción no será más que un agravante en toda la discordia que llevamos entre manos.

La pregunta que muchos se harán es qué es lo esencial. Y ojalá nos la hiciésemos con más frecuencia. Porque tarde o temprano sucede algo que verdaderamente nos resitúa en la vida y parece pintar, aunque sea por momentos, todo blanco sobre negro, dejar las cosas claras e invocar a la memoria.

Lo esencial para mí son las personas. Unas más que otras, a decir verdad. Una más que otras, para decirlo todo. Y no soy yo. Es esencial en vacaciones olvidarse, de algún modo, de uno mismo. O recordarse con autenticidad, desprovisto de tareas, trabajos, ocupaciones.

No comprendo por qué olvidamos lo esencial e imprescindible cuando lo hemos incluso palpado. ¡Somos unos desmemoriados, de memoria frágil, de débil recuerdo! Pero las vacaciones son un tiempo precioso para volver sobre ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s