Un lunes más

Los lunes comienzan solos. No hay nada que hacer para que lleguen. Y de igual manera, tampoco se pueden retrasar. Por así decir, los lunes “se presentan”, como también lo hacen los martes, los miércoles… Llegan además, con una especie de contenido propio y singular. Cada día, cada momento es diferente.

Pero de algún modo la semana no empieza verdaderamente hasta que no se encuentra un motivo para ello. La semana pasa, en ocasiones, sin encontrar nada que merezca la pena, quizá porque no se sabe buscar acertadamente o porque no prestan verdadera atención.

Empezar la semana debería ser “hacer que empiece la semana”. Y estas cosas empiezan, habitualmente, las noches de antes. De hecho, llevo un tiempo escribiendo el domingo por la noche un tweet en este sentido. Llegando a clase el lunes y diciéndome a mí mismo: ¡Qué bien! No quiero dejar pasar esta oportunidad de recomenzar, de ser yo quien dé el primer paso. Luego pasa lo que pasa, la verdad. Pero que no sea por mi parte. Elegir, cuanto menos, lo contrario al pasotismo, sabiendo además que no se puede todo, ni cualquier cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s