Frente al aburrimiento

Aburrirse es un fastidio. Quien se aburre, desconecta y pierde motivación. Huye. Al menos en el caso de los jóvenes, los más jóvenes con los que trato diariamente. Supongo que quien conoce el aburrimiento, ha vivido también su contrario, sea lo que sea.

Pero me parece una torpeza no afrontar aquello que es aburrido, o crecer pensando que se puede sortear en la existencia una y otra vez, hasta llegar en algún momento a no aburrirse jamás. Dicho de otro modo, se aburre más quien más huye del aburrimiento, sin afrontarlo, sin dar la cara, escamoteándose de todo aquello que lleve su signo. Es un tanto escasa la vida de la persona que juzga la realidad pensando sólo en si consigue distraerle o no, si es o no es divertido, si es o no, cada día de su vida, aburrido o no aburrido. Y lo desecha.

Una condena más, puesta en la esclavitud interior de la mirada del viviente de nuestro mundo, que empuja a alejarse del único mundo en el que podemos ser feliz.

¿Estamos enseñando, educando a los que vienen para que puedan vivir, o esta es una de tantas claves en las que les estamos engañando, haciéndoles creer que existen vidas de película, sin sacrificio, sin aburrimiento, siempre llenas de alegría y perfección?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s