No te olvides del profesor

La pedagogía de los últimos años ha puesto al alumno en el centro del hecho educativo. No hay libro que recoja las metodologías modernas, en el que no se subraye este hecho de forma decisiva. Algunos, además, lo exageran todavía más haciendo notar que todo lo anterior es malo, cuando no pernicioso.

Olvidarse de los maestros y maestras, de los profesores y profesoras, de las estructuras educativas… ¡grandes errores!

Pienso en un campo y en cómo la agricultura ha crecido y se ha desarrollado, ha centuplicado su eficacia. Pienso en un campo, y en si los ingenieros agrícolas sólo hablan de la tierra, que sería lo que en pedagogía es hablar del alumno. Pienso en qué hubiera ocurrido en agricultura si sólo se hubiera contemplado la importancia del terreno, en lugar de mirar mucho más allá y potenciar la comprensión de todo el hecho, todo lo que interviene.

Uno de los factores decisivos de la educación es el maestro, la maestra, la profesora, el profesor. Olvidarse de ellos, sin mejorar su capacidad, es un craso error. Es como si la agricultura se hubiera quedado, sin ánimo de ofender a nadie, en la época del arado. Una parte de la educación se debe dedicar directamente en mejorarnos a nosotros, los profesores, para que todo el bien de la educación multiplique su bondad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s