Cuidado con lo que callamos

Aquello que callamos, se silencia. Lo callamos porque lo conocemos, y decidimos mirar hacia otro lado. Evidentemente muchas cosas son molestas, incómodas… El silencio en estos casos es cómplice, nos envuelve en su triste maldad, nos impide salir, esclaviza y atrapa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s