No es lo mismo llamar que salir a abrir

Dependiendo de dónde te sitúes, así miras la realidad. Cada vez tengo más claro que esta es la actitud que nos nace de primeras. Que sólo puede ser superada con esfuerzo y una búsqueda mayor.

La situación lleva, no pocas veces, a dejarse llevar por lo que “yo vivo” exclusivamente y a confundir “mis circunstancias”, y lo que conozco, con el mundo en general. Entonces se hacen atribuciones que, como mínimo, son falsas y muy tendenciosas. Pero siempre ha sido así para las “masas” de seres que se dejan llevar. ¡Anda que no hay literatura sobre estas pasiones! ¡Y no aprendemos!

Reconozco que la superación de los propios prejuicios es un asunto de primer orden. Primero, ser capaz de reconocerlos. Segundo, reconocerlos como prejuicios que estorban el conocimiento, la verdad y el bien. Tercero, superarlos, ampliar mundo, dialogar. Cuarto, no volver a cerrarse. Quinto, no despreocuparse y caer en el puro relativismo, en el escepticismo, en la queja. Sexto, y último, seguir construyendo.

Que conste que tengo claro que esos “prejuicios” son, no pocas veces, un buen punto de partida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s