Ideas aparentes

Estas son las ideas que más estorban la reflexión, aquellas que son aparentemente buenas. Me refiero a lo que maravillosamente se escribe en el papel y luego es imposible de realizar, o a lo que se planifica y resulta inviable cumplir. Si no es real, no mueve finalmente al verdadero compromiso.

Se trata de la reflexión abstracta, alejada, nacida de seres de piedra que otean largos horizontes navegando sin cesar por sus propios mundos. No hace falta ser  un experto en nada para socavar la propia existencia bajo unos pies indecisos. Es más, hace falta ser un verdadero inexperto en todo e ignorante en todo para verse sometido a estas esclavitudes.

Se trata de pensar sin pensar, de idear más allá de las nubes sin agarrarse a nada fijo, de vislumbrar otros mundos, de confundirse a sí mismos tergiversando todo lo vivido, cualquier principio de conciencia, negando la misma impresión que causa la realidad.

Esto, que en principio parece una cuestión iletrada, se encuentra más cerca de lo que creemos. De estar en la nube se sabe mucho por la red, metafóricamente hablando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s