Redes sociales eficaces y activas

Mis alumnos, entre 14 y 17 años,  no dejan de sorprenderme. Ellos están en las redes sociales, salvo excepciones, porque están y son del siglo XXI sin tener que pensarlo mucho. Yo diría que es lo que toca en los tiempos que corren, igual que en épocas pasadas se hacían otras cosas. Y me parece estupendo.

Lo que me alucina es su forma de estar, tan activa y tan constructiva. Se relacionan sin miramientos, se hacen presentes continuamente, se apoyan unos a otros. No diré que no hay conflictos, pero no es lo normal ni mucho menos. Es más, más bien tengo la sensación de que unos y otros, en cuestiones fundamentales, se apoyan y refuerzan.

Digo que me sorprende porque no pasan 10 minutos desde que cuelgan una foto en Instagram y ya tienen decenas de corazoncitos y comentarios. Esto es una red eficaz, una red potente. Frente a las débiles que, pese a los esfuerzos, no logran ningún tipo de impacto o muy pequeño.

No es que mis alumnos, y los jóvenes en general, tengan muchos o pocos seguidores. Es que los que tienen, a diferencia de los que gastamos otros números, son vínculos muy sólidos y muy activos. Y a mí me hace pensar. En general siempre me dan quebraderos de cabeza, de uno u otro modo, pero esta vez me hacen pensar para celebrar lo contrario a lo que en tantas ocasiones se habla con superficialidad de ellos.

Las claves de todo esto, a mi entender, son las siguientes:

  1. Ni están en todas las “redes” que hay, ni les interesa en absoluto. Se han centrado particularmente en dos con mucha fuerza. La primera de ellas, Instagram. Son unos cracks. La segunda, a bastante distancia, es Twitter. Las fotos han conquistado su corazón. Se mueven por lo visual y por las “píldoras” de sabiduría que van aprendiendo.
  2. Conectan la red con su vida. Todavía hay quien lo entiende por separado, y no son pocos, e incluso como un instrumento o medio de comunicación junto a los medios de masas tradicionales. Pero esto lo piensan los adultos porque “no viven las redes”. Los jóvenes viven incrustados en la red, son 2.0.
  3. Comparten momento, porque la vida se lo marca así, de acción en las redes. Están simultáneamente. Sus horarios cuadran. Lo que para otros es fruto de la estrategia por buscar el momento oportuno, para ellos resulta algo necesario y directo.
  4. Saben relacionarse recíprocamente. En situación de igualdad. Comparten en las dos direcciones, se leen mutuamente, se escuchan mutuamente, se atienden mutuamente. De tal manera que lo de uno es importante para muchos y lo de muchos para uno.
  5. Pueden formar comunidades cerradas, ciertamente. Extienden su red conociendo gente nueva por algo que resulte llamativo y cercano. Pero no es una de sus preocupaciones. Los seguidores que suman, tienen que sumar algo interesante en su red.
  6. Hay interés compartido, manejan el mismo lenguaje, se identifican entre sí y se refuerzan por lo general. Están en lo mismo. Característica también de lo polarizados que están.
  7. Son espontáneos, se muestran con mucha libertad. Tanto que en ocasiones para  un adulto puede romper ciertas “normas de vida” que hemos aprendido. Pero lo suyo genera mucha complicidad, y la complicidad crea mayor vínculo.

Para los que están, y hacen algo más que hablar, es fácil comprender todo esto. Para los que viven preocupados por el número de followers aquí encontrarán una lección sencilla y un baño de realidad brutal.

Anuncios

2 comentarios sobre “Redes sociales eficaces y activas

  1. Mi sensación es que los jóvenes son víctimas de una sociedad consumista, dominada por gigantes sin escrúpulos como las compañías Twitter e Instagram, que obligan a que las relaciones sociales pasen por caja, so pena de aislamiento, exclusión y marginación, estableciendo como condiciones de vida social las más favorables para sus intereses. Estamos ante un Apartheid tecnológico de consecuencias catastróficas. Ahora explico mi tesis.

    ¿Se les enseña a los jóvenes que donde tienen que estar para relacionarse entre sí es en el Twitter, el WhatsApp y el Instagram? ¿Por qué narices hemos aceptado el axioma de que tenemos que relacionarnos entre nosotros a través de las redes sociales que, casualmente, hay unos señores que se forran si estamos allí y que pierden millones si no estamos? ¿Qué sucede a los jóvenes que no está en redes sociales? ¿Cuánto tiempo dedican los jóvenes? ¿Cómo se sienten los jóvenes que no están en las redes? ¿Cuánto tiempo dedican los jóvenes? ¿Cuántos jóvenes acaban enganchados, pendientes de la realidad virtual, esperando comentarios, me gusta o ver la última conexión?

    Demos luz a estos interrogantes. Tres problemas que nadie denuncia ni tiene conciencia y una denuncia social:
    1) Instagram es la red social de la imagen. hay que estar guapo arpa salir lo mejor posible y ser aceptado. Cuantos más me gustas tengas más autoestima. Si subes una foto y nadie te hace caso, pues eres un don nadie.Allí comienza desigualdad: mientras hay personas populares, otras son condenadas al ostracismo. Peor, al ostracismo público: que todo el mundo sepa que no tienes amigos. Complejos, soledad, miedo, lo peor: unos capitalistas sin escrúpulos forrándose con menores.
    2) Jóvenes yonkis de las tecnologías. ¿Cuánto tiempo dedican los niños y adolescentes a la tecnología? Cuando los chavales tienen que estudiar y están con la maquinita pues tenemos un problema.
    3) Gente excluida. ¿Qué pasa con aquellos chavales que, de forma valiente, nadando a contracorriente, desobedeciendo normas sociales, deciden no estar en redes sociales? Pues que los capitalistas han conseguido que unamos nuestra forma de relacionarnos a su negocio que, si no te relacionas como ellos quieras te quedas fuera y excluido de la sociedad 2.0. Es el Apartheid tecnológico.

    La chavala que se va del instagram harta de que nadie le de al me gusta, la gente que se burla del que tiene pocos amigos en Facebook, el tío enganchado que pierde la tarde mirando Twitter, etcétera. Por Dios, que estamos hablando de adolescentes, gente que no puede ser esclava compañías sin escrúpulos, que tiene cosas que hacer, libros que estudiar, que no quiere que la gente conozca quiénes son sus amigos, que tienen pocos amigos, que no quieren ser señalados como impopulares. Me horroriza que se aprovechen así de los adolescentes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s