DanGanasDeHacerseBuenoAyer me encontré con esta tira cómica. Sencillamente genial. ¿Dan ganas de hacerse bueno? 

Se la dedico a todos aquellos que normalmente afirman, no preguntan, lo contrario. Espero que os haga pensar.

Si algo expresa este cómic es, en parte, algo decadente. Que no me hace ninguna gracia. Faltan razones, argumentos para ser bueno. La bondad en el mejor de los casos se ha hecho pregunta. Pero ya no es un deseo que cualquiera reconozca en sí mismo, ya no es aspiración, ya no es meta. De nuevo pienso que ciertos filósofos modernos, que han puesto determinadas cuestiones fuera de la persona, como si diera igual qué elegir, como si fuera igual un camino que otro, han hecho un mal de desproporcionadas consecuencias.

¿Por qué ser bueno?

Porque las personas estamos hechas para bien, incluso sin tener presente a otras personas, es decir, por nosotros mismos. Nadie desea vivir mal, ni estar engañado, ni ser sometido por la mentira, ni intentar ejercitarse bajo el signo de la esclavitud.

El bien es la única cuestión, vinculada a la felicidad como vida buena, que realmente preocupa a toda persona, esté donde esté, piense lo que piense, sienta lo que sienta. La gran pregunta que en la existencia debemos afrontar se reduce a cómo vivir bien. Sin que hayamos encontrado respuesta única para este asunto tan esencial.

El bien se plantea en igualdad con el mal, lo cual es una falsedad insostenible. Vivimos bajo este engaño. El mal y el bien no son equiparables, ni hay yin-yan en la vida. Pero lo hemos pensado pocas veces. El bien es desproporcionadamente mayor que el mal en todos los ámbitos y sólo a él corresponden la justicia, la paz, la alegría, la fraternidad, la libertad, el amor, la consolación. Sólo a él corresponde, dicho de otro modo, la plenitud de la vida humana, la vida feliz, la vida con otros, el reconocimiento sincero de uno mismo. Sólo del lado del bien hay perdón, hay futuro, hay reconciliación y unidad, hay apertura al otro siendo él mismo y siendo yo mismo. Sólo del lado del bien se desvela el misterio y el sentido de la vida humana en plenitud. Sólo el bien es capaz de revelarlo.

Sólo el bien hace feliz a las personas. Pero no sólo el bien que se recibe, también el que se hace. Lo contrario es perversión de lo humano en su raíz.

Anuncios