La novedad inquieta

Llevo un tiempo viviendo novedades. Toda novedad abre oportunidades, pero también resultan exigentes. A mayor novedad, mayor exigencia. Y con la exigencia viene el peso de la inquietud, una cierta agitación interior sobre lo que pasará, lo que se ha roto que ya no volverá y la senda que se abre ante los pies. La novedad sacude y revuelve todo, no es reductible a lo estético, afecta al interior. Se llega en la novedad a desear la paz anterior, de la que parecemos privados en esta época turbulenta de ideas y venidas, de interrogantes con dudas, de pastos sembrados de trigo y cizaña. Piden discernimiento, claridad, reposo. No se dan siempre las mejores condiciones para decidir y toca seguir viviendo entre límites y limitaciones, entre fronteras y campos.  

No hablo de las novedades de los escaparates, ni de las posibilidades que te brinda una oferta para llevarte algo. No hablo, por así decir, del mundo sino de la vida, de allí donde no solemos tener puesta la mirada común, el sentido común de lo que sucede. De ese más allá que obligatoriamente se abre, tarde o temprano, con nuestros pasos y nos pide presencia, nos convida, nos conmueve. Del sentimiento primero ante lo que no habíamos pensado, de aquello que surge por vez primera ante nuestros ojos. De ese misterio cotidiano que estaba siempre ahí, delante y tan lejos. Y del cual sabemos que ni somos creadores ni entendemos cómo hemos llegado a verlo. Es la novedad que se desvela a sí misma, la vida que se cuenta, la verdad que se explica a sí misma, aquello que creemos que nunca nos contaron los sabios y ancianos que ahora se ríen ante nuestro rostro estupefacto. Lo que decíamos que sabíamos sin haberlo pasado. Aquello que conocíamos por otros y más, porque ahora es nuestro. La novedad es esto único que me sucede a mí, por eso imposible hacer distancia segura, aún sabiendo que no es propio del todo. 

La vida es esta novedad, este movimiento, esta transformación y cambio. Dicho sea de paso, hay quien quiere cambiar el mundo sin que su mundo se tambalee lo más mínimo, sin ser capaz de trastocar lo propio. La novedad enseña de flexibilidad, de desatención, purifica ciertas superficialidades, evita el apoltronamiento. Esta novedad de la que hablo, que es la que vivo, no siempre es maravillosa. Requiere una vida con esperanza. No hay esperanza sin esta novedad. Quien siente necesidad de esperanza, sin caer en sus contrarios y enemigos que destrozan verdaderamente la persona, está abierto porque no puede seguir como está hasta el momento, porque ha descubierto algo mejor. También el amor tiene mucho que ver con esta novedad, y no existe sin ella. Nuevo no significa que cambien las cosas, también hay renovaciones de otro tipo, ventanas de sentido, puertas a otras situaciones. El amor sabe de esto, y mucho. Como igualmente viene aparejada con la confianza, con la fe. La novedad nos lleva donde no sabemos, nos conduce hasta una cierta desapropiación de nosotros mismos, nos explica que nos somos el centro seguro del mundo, ni dueños de la historia. En la vida suceden cosas inesperadas e inexplicables, preñadas de misterio, potentes y fuertes como ninguna otra. Ahí se pone a prueba la confianza en verdad, no en los libros. Te das cuenta de que caminas buscando a quien no sabe que camina buscándote, o sí. Que estamos llamados a ese encuentro. El encuentro es novedad, cuando es encuentro con el otro, cuando no se hace del otro algo semejante a mí, como yo, a mi manera, empobreciéndolo. Novedad, por agitada que sea, es riqueza en ese sentido. Porque ofrece lo que no se puede coger ni calcular ni apurar con las propias manos. La voluntad se pone en guardia, se levanta de algún modo y también se arrodilla humilde y humillada. No domina, ni controla, ni puede forzar lo que le viene encima. No lo hubiera imaginado, ni soñado, ni pensado hasta que se siente desbordada. Y pide ser libre para dar lo mejor que tiene, que a su vez habrá aprendido sin elegir en tantas y tantas veces. 

Todo esto son nada más que palabras y palabras. O no. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s