Grandes problemas de la metafísica actual

física-metafísicaLa metafísica siempre ha tenido grandes problemas. Empezando porque no ha tenido nunca claro qué es lo que quería hacer ni a qué se quería dedicar. Pero enumero tres que quizá hayan sean eternos y por tanto también actuales.

  1. El aburrimiento. No es que la metafísica tenga que vérselas principalmente con el problema del aburrimiento, sino que la metafísica aburre a la mayoría de las personas.  La metafísica puede ser muy interesante, pero duerme a cualquiera. Empieza una y otra vez a darle vueltas y vueltas a los problemas, sin terminar nunca de descubrir su rostro más amable.
  2. Su falta de realidad. No se sabe bien de qué habla, ni cómo tiene que hacerlo, ni por qué está tan empeñada en seguir tratando determinados asuntos como el ser, la esencia, la sustancia. Ni por qué hace una y otra vez preguntas que sabe casi de antemano que no podrá abordar por completo.
  3. Las divagaciones. Que son tales cuando no hay vida en sus palabras, cuando no hay conexión con la realidad, cuando no despiertan el interés de nadie y se convierten en refugio paralelo en el que habitar y dormir sueños por toda la eternidad.

Aún así, me parece fundamental superar el aburrimiento, tratar con la vida “desconectado de lo más inmediato”, y divagar con preguntas que escuchan múltiples respuestas. Son tres grandes problemas, pero no son los únicos.

  1. Creo que el primero esconde, bajo la comodidad, la pereza que todo lo aferra a sí y lo introduce en el abismo del hastío. Hay gente cansada incluso de su propia vida, rodeada de lo mejor que el mundo puede albergar. La filosofía es un tremendo esfuerzo.
  2. La segunda trata sobre la verdad, que sí que nos preocupa a todos. Nadie se queda en las apariencias, todos interpretan el mundo, toda persona hace su propio viaje hacia el sentido de lo que le rodea, se narra su propia realidad y mundo, hace su historia componiendo fichas bien diversas. Para quedarse en la realidad hace falta un ejercicio enorme de ascesis, verdaderamente filosófico.
  3. La tercera es evidente que trata sobre el diálogo, que tiene mucho de larga conversación con un buen amigo. Diálogo posible con quienes están, y obligado. Pero sobre todo con quienes pensaron antes los temas de siempre. Diálogo con quienes han construido cultura, destruido por tanto la barbarie.

Lo que no se puede es empezar a filosofar por Heidegger. Si alguien puede hacerlo, será alguien único. Se empieza fuera de los libros, en el azote de la realidad a la razón, en esa vida que pide explicaciones, en el mal al que no encontramos sentido, en la mirada desprovista de todo aquello que debemos desaprender.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s