Es mejor escribir poco todos los días que mucho de vez en cuando

Llevo tiempo  sin escribir. Se pierde ritmo fácilmente. En lugar de ganar fondo, te vuelves fondón. Pero la vida en ocasiones no da para más. Hay que priorizar, y por muy importante que sean algunas cosas, descartar, posponer, mantener en la lista B hasta que lleguen mejores momentos.

Todos los días descubro algo sobre lo que se puede escribir. Repetirse también es interesante. Intentar repetir aquello sobre lo que escribimos, para ver cómo lo decimos ahora “nuevamente”. Pero no hablo de eso. Todos los días surgen temas sobre los que antes no he escrito. Aunque las claves que manejo son las típicas y conocidas.

Hoy, por ejemplo, se me ha ocurrido que podría dedicar un post a los que quieren todo ya, y valoran desde la insatisfacción permanente que provoca vivir en un mundo imperfecto. Pero también sobre las interrupciones, que pueden ser de muchos tipos. Unas consuelan, las otras fastidian, otras alegran y sorprenden. En más de una ocasión es normal desear que algo suceda que rompa la rutina. Otro tema, por seguir, sobre los que ven y los que creen que ven. Pero volviendo al tema de las interrupciones, sería estupendo dedicar un par de párrafos a la forma como las personas te interrumpen en tu trabajo. Algunas molestan sin saber que lo hacen, otras sienten congoja cuando deben cortar el “rollo” a sus compañeros”, otras ni se inmutan porque lo suyo es siempre prioritario, otras no conocen la primera persona de los verbos interrumpir y molestar.

¿Por qué escribir todos los días?

  1. Porque todos días vivo. Con los años dará sus frutos. Esto de escribir nos pone en comunicación, aunque creamos que estamo solo expresando y expresando.
  2. Quien escribe, lee. No solo letras, también el mundo, lo que hay alrededor. Educar los dedos para el teclado supone desarrollar la mirada, afilar el oído, perfilar las palabras.
  3. Mejor poco y bien, que mucho y mal. Y quizá algún día escribas algo que merece la pena.
  4. Porque cansa menos a quien lee. Aunque quien escribe para quien le va a leer lo que hace es venderse antes de darse, obedecer a otros antes que a sí mismo. Si bien es cierto que hay que escuchar a todo el mundo, en este caso es mejor hacer lo que nos dé la gana. Se trata de un blog, no de un documento.
  5. Porque la mediocridad también es valiosa. Quien viva excelentemente todos los días, que levante la mano y diga: “Yo miento”.
  6. Escribir ayuda a conceptualizar las cosas. Aclara ideas. Es una especie de ducha interior que limpia.
Anuncios

Un comentario sobre “Es mejor escribir poco todos los días que mucho de vez en cuando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s