Falsos contrarios

Hay palabras que no son contrarios, pero las usamos como tales. Esto trae sus complicaciones, porque al final nos lían y nos olvidamos que comenzó siendo literatura, juego, mera apariencia. Cuando las palabras cubren la realidad, en lugar de mostrarla, ya hay un serio problema. Cuando las palabras no están al servicio, sino que son las protagonistas, nos convertimos en trabajadores a sueldo, una especie de esclavos reducidos.

No digo mucho más. Existen. Por ejemplo, sexo y amor. Nombramos una, sin ánimo de ofender a nadie, para ocultar a la otra. Y sirve en una dirección tanto como en la otra. Lo de dinero y felicidad, que lo comprendo, me parece abominable. Sobre todo cuando se pronuncia impasiblemente en altas esferas, en el norte. Gente rica que dice no serlo, como siempre ha sucedido en los cuentos sobre uraños empresarios, ahorradores compulsivos.

Otra buena es libertad y obediencia, o libertad y trabajo. No sabemos lo que decimos, ni a qué juegan con nosotros cuando hablamos así.

Escándalo me produce que izquierda y derecha tengan que estar condenadas a criticarse en la sociedad, cuando ni siquiera se escuchan. Son solo etiquetas, muchas veces, para que la gente se posicione frente a su hermano. Una frontera mental. Una frontera pequeña, muy burda y absurda, que consigue atrincherar cualquier tipo de pensamientos. Además tiene sus otros secuaces, que cualquiera puede pensar. Despejadas las dudas, encontramos lo mismo muchas veces. Y lo siento mucho, pero es así. Y en el mejor de los casos, que no sé si corresponde, gente que quiere hacer algo bueno por los demás, contribuir en algo. O al menos no hacer daño a nadie.

En el mundo de la iglesia, de la religión, hay a patadas. Se duda internamente de si Dios y hombre se oponen y excluyen. Lo he visto por doquier. Las relaciones iglesia con… todo en general, son contrarias. Sea lo que sea, se oponen. Hay discursos baratos para todo.

Pero quedan muchas más. Metidas en los anuncios, escritas en panfletos, abanderadas sin saber qué dicen. Me he ahorrado los casos y ejemplos más duros.

Todo eso que habitualmente oponemos, lo triste es que está llamado a complementarse, a trabajar en la misma dirección y unidos. Son falacias de la lengua, con consecuencias penosas y faltales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s