Sin excusas

Durante un día, hagamos la prueba. No es tan fácil. Ya verás.

Sin defendernos, sin justificarnos a nosotros mismos, asumiendo responsabilidad, éxitos y errores, lo que tengan que decir otros, permanecer a la escucha sin adelantar nuestras palabras precavidas, no pocas veces movidas por el miedo y la sospecha. La propuesta es fácil. Una pizca de silencio, también interior. Quizá lo difícil.

Descubrimos que no necesitamos, en muchos momentos, que los demás digan nada. Nos justificamos y nos ponemos excusas a nosotros mismos. Intentamos, dicho de otro modo, cuadrar las cosas para que nos cuadren. Pero, ¿no nos estaremos perdiendo algo importante por este camino?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s