Siempre insatisfechos, porque va en nuestra naturaleza

86505321No nos conformamos con la normalidad, no encontramos “lo suficiente”. Básicamente es eso lo que significa “insatisfacción”, en su misma raíz. Me pregunto quién fue el primero que utilizó esta palabra, aquel al que se le ocurrió, y qué pensaba y vivía en ese momento.

Sentir la insatisfacción honda, descubrir por primera vez nuestra indigencia e incapacidad para estar colmados en todos los sentidos, provoca una marca en la forma de vivir que nos acompañará siempre. Es una especie de escalón que jamás se bajará. Al principio iba a escribir “herida”, en lugar de marca. Pero no me pareció propiamente una herida, como tal, que dañase. Tiene algo de herida, sobre todo al inicio, o en determinados momentos en los que escuece y ocupa a la persona. Aunque no es tal realmente. Es un paso que hay que dar para reconocernos como personas, para vivir nuestra humanidad. Es el reconocimiento de lo que somos, parte esencial de lo que somos aquí y ahora, en este “arrojamiento” cariñoso que experimentamos en el mundo, en nuestra existencia. Hay quien habla de “saltos cualitativos”, pero no me vale porque no creo que se pueda “provocar ese salto” así sin más. De hecho, en la situación anterior, en la que se vislumbra este segundo momento, nada nos mueve a seguir adelante. Otros dicen, más acertadamente, “cambio de nivel”. Sin embargo, en mi cabeza siempre ha significado “un subir” lo que ahora se me presenta como un “adentrarse” o incluso un “bajar, descender, ahondar, profundizar”. Esta insatisfacción, que nada tiene que ver con las modas, ni con la modernidad, ni con las cosas, sino con la experiencia humana es meramente un vivir radical, enraizado, colocado y mejor ajustado en el mundo. A mi modo de ver.

La insatisfacción humana nada tiene que ver, a mi parecer, con la excelencia del mundo en el que vivimos. Con lo excelente y maravilloso que nos rodea, con su sublime belleza, con su potente verdad, con el bien contenido en cada acto generosamente humano, en cada detalle de amor, en cada entrega, en cada recta intención… Hacer que se encuentren y peleen ambas realidades me parece una torpeza, que pagará tributo. Del lado de la insatisfacción no está lo malo, lo feo, la mentira. Encontramos belleza, verdad y bien en abundancia. Y queda algo más, siempre más. Es más, una vez probada la belleza, la verdad y el bien, el amor de toda persona diría yo, se quiere más de eso mismo. Pero siguen siendo belleza, verdad, bien tanto lo de antes como lo de ahora, como lo que desearíamos alcanzar y vivir siempre.

Se da de bruces, como cualquiera pueda imaginar, con la cómoda sensación de quien nada más tiene que hacer. Esta insatisfacción no es paralísis, ni paraliza. Genera más y más dinamismo fuerte y movimiento. Quiere, desea, espera, lucha, arriesga, peregrina. Me provoca un cierto “placer estético” ver la relación entre la insatisfacción y la peregrinación, la relacidad “mediocre” del hombre en camino.

Evita, por otro lado, que nos presentemos en el mundo y ante los demás como lo que no somos. Una humilde, y a la par potente, entrega. Quien se presenta así, quien así se relaciona dice mucho de sí y del otro. De la situación de “plenitud” y verdad en la que se encuentran, de su incómoda e inacomodable presencia, vida y palabra mutua y compartida. En el fondo, se buscarán más.

Quisiera pensar que esta insatisfaccióm no destruye. Pero puede suceder que así sea. Que haga incapaces de disfrutar lo más hermoso, que cause consumismo en cadena y cambios sin sentido, búsquedas alteradas y espasmódicas. No tiene por qué ser así. Se trata de un motor que será usado.

Ayer por la noche, mientras trataba de ganar sueño dejándome vencer, pensaba frases relacionadas con la insatisfacción. Así sueltas. Y así las suelto para terminar:

  1. Lo malo puede ir bien.
  2. Lo bueno puede ser mejor.
  3. Nunca será suficiente.
  4. Quiero más y más.
  5. Para esto no me canso.
  6. Un día y otro día, sin parar.
  7. Me pareció poco.
  8. Podría haber estado más horas.

El gran “mal” del insatisfecho es su incapacidad para disfrutar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s