Escribir libremente

Escribamos a diario, escribamos libremente, pero comparemos siempre lo que hemos escrito con lo que los grandes escritores escribieron. Es humillante, pero es esencial. Si pretendemos conservar y crear, sólo de esta manera lo conseguiremos. Y vamos a hacer ambas cosas. (Virginia Woolf)
Hoy me siento mucho mejor escritor de lo que me he levantado. Porque escribo libremente y porque es verdaderamente humillante comparar lo que escribo con lo que han escrito los grandes escritores a los que admiro. Algunos de los cuales también conozco. Es un gusto que personas de la altura y brillantez de esta mujer de mirada perdida, capaz de hacerse hueco en el mundo de los hombres, hayan dejado frases tan consoladoras para los principiantes. Sólo por esto ya merecería la admiración de muchos. Nadie nace aprendido, ni crece sin aprender.
Seguramente no es la primera que en relatar las penurias de los inicios, donde no se sabe bien ni qué escribir ni cómo decir lo que creemos que tenemos que decir, o nos gusta decir, o queremos sin más, como ejercicio de libertad, simplemente escribir.
Cada vez que alguien me dice que escribo “difícil”, que hay que “simplificar” y “dejar las cosas más claras”, me alegro. En parte, aunque sólo sea porque por el momento hasta aquí llego y no doy para más, y además esto de escribir a mí me gusta, reconozco en la acción de pensar y escribir, en mi caso un tanto unidas, un ejercicio imprescindible de libertad. No para otros, a quienes mi libertad les dé sinceramente igual, y me parece bien, sino de cuidado de mí mismo.
Y escribir, al menos en mi caso, agranda la necesidad de leer, que es escuchar a quien creyó que tenía algo serio que decir. En la vida real escucho a muchas personas. No queda otra, y resulta excelente y enriquecedora tanta diversidad. En los libros escucho a quien quiero, las páginas que quiero al día. Aunque también en ocasiones se produce el efecto contrario: les escucho menos de lo que quisiera. Pero puedo asegurar que nunca más. Porque cuando alguien cansa con sus letras, hay que aparcarlo. Espero que cualquiera haga eso conmigo, porque hay cosas mucho mejores por ahí. Yo no me leo, aunque sí me escucho. No me queda más remedio.
Gracias, Virgina, por escribir unas palabras tan comprensivas.
Anuncios

6 comentarios sobre “Escribir libremente

  1. Gran reflexión. Hay un texto, poco conocido, se llama “El libro vacío” de una escritora mexicana de nombre Josefina Vicens. Podría ser de utilidad para analizar el empeño de escribir que en ocasiones madura y en otras pareciera una ilusión. Si nos desilucionamos, podríamos incluso decir como Borges: “Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe” . Un gusto leerte.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s