El velo de la familiaridad

C. S. Lewis, el afamado escritor de las famosas Crónicas de Narnia, estaba claramente enfermo de la vista. Como se puede ver en la foto, goza de libro grande y gafas gruesas; ambos son indicadores clarísimos para quien sepa verlo.

Pero no por ello dejaba de leer. Incluso pudo dedicar una obra al buen y al mal leer. Le iba en ello su oficio como profesor en la Universidad de Oxford, pero también su beneficio y virtud. De hecho, creo que nunca fue un profesor que pasó de clase en clase como el alumno torpe pasa de deber y tarea en deber y tarea. Algunas personas, un grupo selecto de personas al que perteneció Lewis, ayuda a un prójimo extraño y desconocido acercándose a ellos por medio de buenas y bellas palabras.

Las dificultades para ver, sin embargo, no le estorbaron para comprender que existe un velo de familiaridad que recubre un mundo maravilloso que debería provocarnos un terrible despertar y extrañeza. Este velo nos impide disfrutar, a los adultos pero no a los niños, de la rutina, de lo normal, de lo cotidiano, de lo de siempre, de lo que se repite cada día, de lo que siempre es igual, de lo que no cambia. Nos impide disfrutar porque no somos capaces de verlo. Si lo viésemos, aunque no pudiésemos pagar el precio de semejante espectáculo, quedaríamos ensimismados y viviríamos profundamente agradecidos e interrogados. Todo el mundo, en su grandeza, a nuestros pies sosteniéndonos. Todo el cielo sobre nuestra cabeza, sin permitir que caigan sobre nosotros las estrellas del cielo. Tantas personas con quienes poder hablar a nuestro alrededor, casi tocándonos, casi mentiéndose en nuestra vida.

La familiaridad, que ha querido darnos todo y hacer de la vida misma nuestro hogar más preciado, nos acomoda también. ¿Tendremos que venderlo todo, hasta despojarnos de nosotros mismos, para volver a sentir lo que sintió el niño en su desprotección y novedad? ¿Será eso posible? ¿Nacer de nuevo a un mundo en el que ya sabemos, porque lo sabemos, que existe el amor y somos queridos, esperados y deseados?

Anuncios

2 comentarios sobre “El velo de la familiaridad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s