Notas sobre la compasión

tradicion-oralSe trata de atender, más que de entender. Supera, con mucho, la fuerza de la razón, de la inteligencia, de los pensamientos. No es fácil de explicar su mecanimo, ni su mecánica. Se trata de profundizar y adentrarnos, pero no sé bien cómo se hace. Quien es compasivo siente con otras personas sus propios sentimientos, pero reproduciéndolos en sí mismo. Puede decir, en verdad, que existe el prójimo. Aunque parece que ha sido invadido, sin su permiso. Hablamos de compasión como si los sentimientos pudieran contagiarse. Realmente no los reproduce él, sino que se apoderan de él mismo, le gobiernan. Provocan una reacción, está claro. Sólo en aquellos que conocen lo que les está pasando y saben ponerle nombre. Lo que suecede después es un misterio. Algunos se olvidan de lo que sienten, y se alejan. Y los que se acercan no son siempre igualmente hábiles. Hay quien siente compasión y ayuda al prójimo solo por sentirse bien él mismo, por ganar prestigo y creerse más poderoso. Ayudar a alguien es una responsabilidad enorme. No siempre las personas quieren ser ayudadas, ni sienten necesidad de ello. O quieren ser ayudadas pero no por esta persona o aquella otra.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s