Historias de la distracción humana

Propiamente hablando, una distracción es una atracción que me separa de aquello en lo que hasta el momento estaba centrado. Es decir, que las distracciones multiplican mi atención. La capacidad sigue siendo la misma, sólo que ahora está dilatada. Abarca más, por así decir. Amplia el mundo. Nuestra capacidad de distracción seguramente esté vinculada a nuestra supervivencia. Habrá algún estudio científico que lo refleje, estoy convencido. Por lo tanto, distraerse no es perder atención, sino ampliarla.

Los problemas vienen cuando no es una distracción educada, cuando la persona no se gobierna a sí misma. O cuando las distracciones son las inadecuadas, o ineducadas. Entonces sí tengo graves problemas de concentración, es decir, que ni siquiera seré capaz de distraerme como conviene y todo se volverá para mí cansancio y cansancio, un ir de aquí para allí, un constante devenir sin estar siendo.

Pero distraerse es muy importante. Tiene una versión claramente positiva. Hoy lo llaman “desconectar”. Quien no es capaz de “desconectar” también tiene un serio problema. No sólo del trabajo, aunque este sea su campo de aplicación más deseado. También de otras “voces interiores”, de “los propios prejuicios”, de las amarguras de la existencia, de los futuribles asfixiantes. La distracción es una ampliación que, en este sentido, nos ayuda tanto a vivir como a comprender mejor la vida, las relaciones, el mundo, su misterio.

Hay personas que están tan centradas en lo suyo que convierten lo bueno en lo peor de lo peor, con capacidad para contaminar el mundo entero a su alrededor. Por muy sublime que sea. Ellos piensan que “otras cosas” las pueden hacer “otras personas”. Lo suyo, y sólo lo suyo, es lo urgente, lo importante, lo decisivo. De estas he conocido demasiadas, a mi gusto.

Otra forma necesaria de distracción es la atención a las sorpresas y a las “llamadas” del mundo en el que vivo, la capacidad y flexibilidad para dar lo que somos en los imprevistos, las importunidades. Superar, por decirlo de algún modo, la restricción que impone tener las cosas demasiado claras, ir a lo mío, cuidar sólo del propio proyecto y de las propias inclinaciones, mostrar disponibilidad cierta y constante, romper las barreras del propio mundo, ir más allá de la molestia hacia la persona que sufre. Ser libre, en definitiva, para amar dejando de ser esclavo interior de uno mismo y de sus planes.

Y, por último, comprender que puedo estar a varias cosas al mismo tiempo. Lo necesitamos. Una parte de nosotros ya obra sin preguntarnos, y nos va bien. No tenemos que estar encima de todo continuamente. Pues ahora toca respetar esa naturaleza tan sabia que nos dio capacidad para escuchar en todo momento. No sólo cuando nos viene bien y nos conviene.

Algunas historias sobre la distracción altamente educativas y reales:

  1. No había forma de conseguir que vivir fuera para ella algo más que sumar, acumular y responder obligaciones. Cuando se le metía en la cabeza que tenía que hacer algo, aunque fuera lo más simple del mundo, nadie conseguía descarrilar sus objetivos. Todo lo lograba.
  2. Su éxito fue su condena. Se pasó el tiempo persiguiendo el primer puesto, fijos los ojos en él. Esperaba el momento oportuno, se mostraba frío y calculador sin medida. Con elegancia se  manejaba en las relaciones con unos u o tros, pero siempre tuvo claro qué quería.
  3. Se defendía del mundo, y de sus imprevistos, a base de excusas. Llegó a ser un excelente mentiroso, con versiones mil traídas de las vidas ajenas. En algún momento, y esto es serio, se olvidó incluso de quién era y convirtió todo en un enorme teatro con personajes indeseados. Los demás, en sus historias, sólo actuaban como molestos actores secundarios.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s