Impedimentos contra el agradecimiento

Esclavo mimado desde la infancia
al final resultará desagradecido.
Prov 29,21

Vivir “en gracia” no es tan fácil. Dar las gracias, aunque lo parezca, tampoco.

Creemos que merecemos más de lo que nos corresponde. Cuando nos damos cuenta de que no nos corresponde, por exigencia y obligación, casi nada de este mundo, ya es demasiado tarde para mirarse en otros horizontes.

Con quien nos hace un favor nos sentimos en deuda. Por eso no queremos que nos hagan favores. Preferimos vernos libres, que aquí quiere decir solos.

Quien se deja amar, según parece, está en deuda.

Ya me he contradecido a mí mismo. Espero que os hayáis dado cuenta.

Estaré eternamente agradecido. Lo más doloroso es no poder decirlo.

Las gracias se dan con las palabras. Cuando haces algo por alguien, devolviendo el favor, aquello no fue gratuito. Por mucho que moleste, dejarnos amar es dejarnos amar, y no recibir hoy para devolver mañana. Cuando algo se devuelve, según parece, hemos restaurado el equilibrio del cosmos. Pero no somos nadie para hacer eso.

Solo digo que no puedo, en verdad, ni siquiera ser agradecido en todo momento. Lo cual no significa olvido ni despiste.

Anuncios

Un comentario sobre “Impedimentos contra el agradecimiento

  1. Gracias Joseferjuan. “Contradecido” no, contradicho. Tienes razón. Ser agradecido en todo momento es difícil, pero no imposible. Vivir que todo es gracia es un don. No dejes de escribir. Hasta mañana

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s