Cambiemos el significado de algunas palabras

He estudiado, y sigo en ello, las palabras que dijeron filósofos y sabios de  hace no poco tiempo. En más de una ocasión me topo con un problema, que a ellos seguro que les pareció incluso gracioso: se inventan palabras, y no puedes buscar en ningún diccionario; sólo queda entonces seguir leyendo reconociendo que, desde ese momento, no entiendes verdaderamente nada. Lo cual es muy chocante, porque lees sin leer, pronunciamos sin entender, como saltando obstáculos o salvando trampas en el suelo. Ocurre lo mismo con expresiones enteras, enlazadas con guiones para marcar su unidad y resaltar su novedad.

A la par, existen aquellos cuya curiosa creatividad les lleva a trastocar el significado conocido de palabras de lo más común y vulgar en la lengua de origen. Sucede entonces que, o te advierten y prestas atención para no leer superficialmente, o eres un águila capaz de otear el horizonte, la totalidad y el conjunto, y así establecer relaciones imposibles entre palabras que creerá cualquier que significa lo de siempre.

Es fácil encontrar ejemplos de cualquier caso de los anteriores, así que no me detengo en eso.

Quiero hoy ponsar que es posible hacer lo mismo. No con la intención, sin más, de crear nuevo pensamiento -que también-, sino con las miras puestas en transformar el mundo y enriquecerlo.

Yo diría que algunas veces, de hecho, es lo que intentamos hacer cuando hablamos de que el verdadero poder está en servir y perdonar, que los primeros serán los últimos, y viceversa, que hay más alegría en dar que en recibir, que el éxito es llegar juntos a la meta… Alguien se atrevió a decir incluso “felices los pobres”, “felices los que lloran”. No para cambiar el significado de pobreza ni de llanto, que seguirán siendo siempre lo que son, pero sí para dar un vuelco radical y profundo a aquello a lo que nos referimos cuando decimos felicidad. Sobre la alegría y el amor podríamos echar horas y horas, sin aclararnos del todo sobre lo que son. Sentimos que algo les ha pasado. Como si se pudieran utilizar para una expresión de ellas mismas más degradada, y por tanto menos reales. La verdadera alegría no se puede ver en una sonrisa, porque en muchas ocasiones no sonreimos y estamos alegres, o sonreímos sin saber por qué lo hacemos. Tampoco nos aclaramos sobre eso que a lo que llamamos monosilábicamente “paz”, que se puede vivir paradójicamente en el tiempo del miedo, en el momento del sufrimiento, en los tiempos de la cólera y de la guerra, siempre que no seamos nosotros los que ejercemos su violencia.

Ojalá, me planteo, pudiésemos hacer desaparecer palabras a la par que realidades, o transformar realidades cambiando las palabras. Creo que es posible, a la vez que peligroso. Entonces, aquello que nunca se nombra, nunca jamás existió ni existirá mientras contengamos la respiración para no pronunciar su palabra. Guardaríamos en libros protegidos por candados las palabras más poderosas. Pero esto es magia. No sólo no podemos, sino que no debemos. Aprender determinadas palabras, de hecho, nos ayudará a estar prevenidos y a no confiar ingenuamente en lo que, sin más, vemos o no vemos. Conocer a través de la palabra ya es una herramienta poderosa.

Ahora bien. También pasa que hay palabras que han perdido su realidad. Me las imagino vagando perdidas como globos de aire. No se asientan, no tienen más fuerza que el engaño. No dan consistencia ni se agarran realmente a nada. Hoy está aquí, mañana allá. Y esto resulta peligroso. Como si no las llevásemos, sino que nos llevaran. Como si en lugar de utilizarlas, no utilizasen. Palabras que, por tanto, engañan y hacen daño, que no han sido precisadas, que no hemos podido precisar y dialogar enteramente. Y todos podemos poner ejemplos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s