Amo a quien me ama

sacrificio-demasiadofrecuente¿No sería lo contrario una estupidez y una ingratitud? ¿No es este el amor más espontáneo y natural que existe? ¿No es el amor más fácil?

A pesar de lo que pueda parecer a primera vista, resulta que cuando nos ponemos a investigar con una mínima hondura (no doy para mucho más, sinceramente) la realidad nos damos cuenta de que lo evidente suele ser mera apariencia.

Nadie ama a todo aquel que le ama a su vez. Si esta fuera la lógica del amor, ¿quién empezaría?, ¿quién pondría en marcha todo? ¡Nadie! Todos se quedarían mirando aguardando el  momento de generosidad máxima de la historia, la de aquel que ama primero sin ser amado.

Pero aún más, si todos amásemos a quienes nos aman, el mundo resultaría mucho más bondadoso y bueno de lo que realmente es. ¿Quién no se ha encontrado en su mundo con ese enorme escándalo que supone recibir mal a cambio de bien? Es más, ¿quién está libre de decir que él nunca cometió semejante injusticia, ni una sola vez?

Y ojalá el amor durase tanto, y fuera tan fuerte, que nunca flaqueara y se pusiera siempre por delante del resto de bienes y males que puede vivir el hombre. Ojalá aquel que ama, y que ha gustado y meditado sobre el amor siquiera un poco, siempre amase. Y ese siempre le aproximara así a lo eterno. Y nunca tuviera un mal día en el que hiciera daño al otro. Y bajo ningún concepto cediera a la presión que el temor a verse amando provoca, y así no temiera aquello que siente dentro de sí y le desprovée de sí mismo, y de este modo se dejase llevar sin cálculos estúpidos y temblorosos.

Hay otras veces que no entendemos bien el modo como nos aman. Quisiéramos manejar al otro, no dejarle libre. Quisiéramos disponer de su amor, ¡qué escándalo!, para amarnos a nuestra manera, según nuestros gustos. Dejaría de ser amor si pudiésemos controlarlo de semejante modo. Entonces el amor no nos haría sufrir, pensamos. Aunque terminaríamos por echar de menos su exigencia. ¡Así somos!

Ojalá, dicho de otro modo, amase a quien me ama.

Anuncios

Un comentario sobre “Amo a quien me ama

  1. me da pena decirlo no se por qué siempre amo al que no me ama.. tampoco es fácil amar al que no te ama, duele..me gustaria amar al que me ama.. Dios atraves de su palabra me esta enseñando amar ,respetar y agradecer el amor de todo en la porción que pueden darla ..mientras jesús lo ha dado todo y aun a él no le amo como el me ama tambien me da pena decirlo pero aun no le amo eso me duele.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s