¡Cuánto bien puede hacer un mensaje!

Veamos por el lado constructivo nuestra dependencia de las redes y de los móviles. Hoy, de nuevo, me he encontrado a un alma cándida todavía reactiva a la tecnología. Van siendo menos, pero existen todavía. Aunque reconozco que cada vez me parece más el lamento de quien quisiera vivir en un mundo más cómodo y tranquilo, con posiciones incluso egoístas.

Así que, para no dejarme encerrar en sus pretextos, vuelvo a pensar el bien que puede hacer un mensaje de texto, un mensaje en la red, una nota de post-it en el trabajo, un email inesperado. Me lo planteo del siguiente modo: estoy en este mundo, y en este mundo hay tecnología, y tengo que aprender a utilizarla correctamente, para bien, orientada.

  1. Saludar. Que siempre ha sido de buena educación, y el principio de toda conversación y comunicación. ¿O es que alguien empieza directamente por lo importante y lo fundamental? Quién sabe lo que puede venir después de un saludo mañanero.
  2. Estar cercano, aunque no se pueda estar al lado. Para reflexión sobre la eliminación de determinadas barreras, en espacio y tiempo, puedes leer por ahí innumerables artículos con más o menos acierto, pero que dan en el clavo. Podemos ser más cercanos a los que son de por sí próximos, amigos, familiares, conocidos.
  3. Animar, dar esperanza. Que nunca sobra, y en determinados momentos viene a ser bálsamo. Junto a estos mensajes bien intencionados existen otros que se convierten en frases hechas. Pero esto sólo lo critica aquel que se queda en las palabras sin querer ver la persona que hay detrás de ella, o quien no puede comprender, por tara personal, la recta dirección que mueve fundamentalmente el mundo.
  4. Decirle a alguien “me estoy acordando de ti“, porque he visto, he oído algo de mi mundo que me recuerda que sigues presente de algún modo, que hay algo significativo que sigue uniéndonos. O, lo que viene a ser lo mismo, dar profundidad humana al mundo en el que vivimos tan aisladamente con frecuencia. Esto, de por sí, causa ilusión. Será naturalmente bien recibido, aunque no sepamos qué ocurre al otro lado del teléfono.
  5. Retomar relaciones casi perdidas, sostener lo que flaquea. Esto sólo vale para las personas que han descubierto que su propia historia se escribe con rostros ajenos, que todos ellos tienen una relevancia crucia, que lo que empezó no se sabe por qué tampoco ha desvelado hasta ahora dónde tiene que llegar. La cuestión sigue siendo abrir la puerta a no perder ninguno de los que me fueron entregados.

Y como estas, otras mil. Y cientos de experiencias podrían dar testimonio de lo que digo frente a los que todavía se revuelven o no saben qué hacer. No se trata sólo de hablar positivamente de la tecnología, sino de usarla realmente para construir un mundo mejor. Lo cual es siempre más humano. Y qué mejor que hacerlo por la vía de lo que pone en contacto a las personas.

Anuncios

2 comentarios sobre “¡Cuánto bien puede hacer un mensaje!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s