El hombre y el sentido

“¿Quién anunciará las obras buenas? ¿Qué puede esperarse de ellas, si Dios ha olvidado su alianza?” Así razona el hombre falto de sentido, el insensato y el perdido sólo piensan necedades. (Eclo 16,22-23)

Empiezo reconociendo que ayer, cuando le conté a una persona este artículo, lo primero que me dijo es que no estaba de acuerdo. Así que, si esa es tu situación, que sepas que no fuiste el primero. Ojalá, en cualquier caso, nos lleve al diálogo cuando podamos escucharnos plenamente.

Pienso que el hombre busca el sentido de la vida. Me fijo en eso. Su relación con eso que llamamos “sentido” siempre es distante, siempre está en marcha, nunca se ve completamente, siempre queda abierta, está en trámite, puede ir a más. Y también a menos. Se enfrenta diariamente con esta cuestión, aunque no sea consciente de ello.

Y creo que su relación se articula de dos formas principales, no contrapuestas ni excluyentes entre sí. La primera forma sería la retrospectiva, la que busca el sentido una vez que ha vivido, cuando han sucedido las cosas. Se convierte, con su inteligencia y memoria, en una especie de archivero que va ordenando con sentido la realidad vivida, que va engarzando y uniendo elementos de aquí y allá, que contempla similitudes y diferencias. Su pregunta principal deviene en una serie ilimitada de porqués, que se funden continuamente en la preocupación por el origen de las cosas. Algo que también se puede proyectar hacia el futuro, aunque le resulte paradójico ahora.

Juzgo que esta forma asume que la persona no es dueña absoluta de todo cuando ocurre en su vida. De hecho, se ejerce de esta manera la humilde aceptación de nuestra condición limitada. Mientras acontece la vida y vivimos somos incapaces de vislumbrar su profundidad y su belleza, su verdad y su sentido. Necesitamos, por tanto, de un tiempo más pausado y amplio para adentrarnos en sus inmensidades e ir revolviendo lo que ya ha sido verdaderamente.

Si la primera es la de la hilandera, que recibe sus madejas, la segunda forma podría entenderse bajo la imagen del constructor que tiene su paquete de ladrillos. Alguien que crea el sentido que quiere para su vida, para el mundo en el que vive. Alguien que no contempla tanto el acto como las posibilidades, que se implica conscientemente, hasta puntos insospechados, en la lucha frente a la desesperación y al desaliento. No sólo construye, sino que sufre, se esfuerza. Sin duda protestará por las limitaciones. No me cabe la menor duda. De algún modo su esfuerzo titánico le sitúa como una especie de primer hombre, con escudo y lanza, de la línea de los 300 espartanos que se enfrentan al imperio persa. Defender y atacar. Sostener el paso implacable del tiempo a su ritmo y lanzar su ofensiva. Herir la dureza de la historia a golpe de pasión, de su propio sentido, de su deseo, de su aliento. No importa morir, si es luchando, en esta batalla por ser activo, por abandonar el puesto de los que sólo se dedican a mirar, por disfrutar la potencia creadora que se le ha concedido. Y así alentar a otros, ser motivo de esperanza, de palabra y de obra, para los que vienen detrás. También obra así el peregrino, aunque crea que anda los pasos que otros dieron.

No me abandonaría, ni permitiría que nadie lo hiciera, a una exclusivamente. Todos anhelamos ambos. Y la una, plenamente vivida, nos invita a la otra plenamente. Una memoria purificada abre, sin duda  a la esperanza. Buscar ser hombres de esperanza nos exige, a la vez, fundamentos, razones. Se dan la mano.

Lo que no permitiría, y que lamento y que la humanidad debería lamentar mucho más de lo que cree, sería abocar a alguien al sinsentido, a la destrucción, al nihilismo. Esto nada tiene que ver con lo humano. Mucho menos con lo divino, con el sentimiento religioso.

(Imagen tomada de un bellísimo blog: http://yasminmatuk.wordpress.com/2012/11/06/dos-caminos-uno/)

Anuncios

Un comentario sobre “El hombre y el sentido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s