Lo cual significa que me he salido del mundo. Y da vértigo. Y también miedo a qué dirán y cómo te tratarán ahora que no eres sino uno entre muchos.

Si no me he salido del mundo totamente, sí me he apartado ligeramente del mundo que todos conocen al modo como todos conocen. El mundo está dominado por los estereotipos promulgados por la legislación autoritaria de unos pocos. Legislación que cierra cada uno de sus artículos con un punto que prohibe pensar diferente, sentir personalmente, querer y soñar por separado.

Anuncios