1236667_664995860187011_337342235_nYa no hablo del sol, ni de la luna, ni del amor. Se vuelve inalcanzable toda persona para otra persona. Incluso alguien para sí mismo. Y andamos pendientes de las fronteras en otras regiones. Quizá debamos atender a esos otros muros, infinitos e imposibles de superar, que nos rodean. No son obstáculos que los demás coloquen por afán de protección. No es el individualismo moderno llevado al extremo. Somos nosotros. Cada uno de nosotros, que vivimos rodeados de nuestros propios límites. Intentamos acercarnos y no podemos. Hablamos creyendo que nos entienden. Escuchamos como si todo fuera asequible. Experimentamos una realidad teñida de nuestros prejuicios y palabras.

Anuncios