Reflexiones sobre lo inevitable

Por definición, lo inevitable es aquello que no se puede evitar. Y, a su vez, evitar significa varias cosas según el diccionario de la RAE:  1. tr. Apartar algún daño, peligro o molestia, impidiendo que suceda. 2. tr. Excusar, huir de incurrir en algo. 3. tr. Huir el trato de alguien, apartarse de su comunicación. Es decir, que lo inevitable se entiende, fundamentalmente, como una especie de mal sin salida para el hombre, que sobreviene a su ritmo y se puede atisbar; algo así como una cita en el calendario que se avecina progresivamente, pese a nuestra voluntad, querer, libertad y decisión. ¡Qué remedio queda!

No entiendo cómo, pero da la sensación de que aquello que no hemos vivido todavía tiene la posibilidad de existir, que aquello que no está actuado entre nosotros y que no es presente, ya es. Un misterio que nos lanza al futuro y nos hace caminar en una única dirección. Lo inevitable, pensado así resulta paradógico. ¡La libertad ha claudicado!

Hoy comprendo, sin embargo, que lo inevitable dista mucho de ser eso del futuro. Metafóricamente diría que lo inevitable es todo aquello que sucede en la historia entre un momento de libertad y el siguiente. Quien no está atento puede hacer de su vida un continuo suceder de acontecimientos inevitables, dormido mientras van pasando una y otra parada en su viaje. Esto resulta, en verdad, otro misterio en lo humano.

Para terminar, aunque las palabras vengan soportando su propia historia y el trato que los hombres le han dado, me niego a comprender que lo inevitable caiga continuamente del lado de lo que daña, duele o nos pone en peligro. También existe eso otro inevitable que significa el triunfo de la libertad, el empuje del amor, y la belleza de la Vida mayúscula. Y queremos que sea así, tanto por dar descanso a nuestra libertad, como por sentir que la Vida se apodera, de vez en cuando, de nosotros para regalarnos más de lo que podríamos haber soñado, pensado, querido, deseado… Algo que nos facilita mucho las cosas, que nos hace mejores sin demasiado esfuerzo. Una especie de complicidad y relación estrecha entre nosotros y la Vida misma. ¡Un misterio, un regalo de Amor!

Anuncios

Un comentario sobre “Reflexiones sobre lo inevitable

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s