Qué aporta un blog a tu vida

Empecé, como tantos otros, tontamente. Una peculiar tarde de verano. Sin distinguir las oportunidades de una u otra plataforma. Abrí mi primera cuenta en wordpress, intenté hacerme idea de cómo funcionaba aquello, y pensé en mi primera entrada. A la sazón, una pequeña reflexión sobre la escena en la que Neo -hablo de Matrix, por supuesto- está entrenándose y tiene que dar el salto de su vida. Muy apropiado, en relación precisamente a lo que estaba viviendo. Crear un nuevo espacio en la red, confiar en que la realidad no es tan pésimamente real como parece, descubrir nuevas posibilidades.

Pasó el verano, en el que escribí poco más de 10 entradas sin preocuparme un ápice de las estadísticas paupérrimas que tenía. Por entonces las redes sociales eran más bien marginales. Nadie tenía 3G, no existía. En septiembre abrí mi segundo blog, pensando en la escuela. Pero continué fundamentalmente mis trabajos a través de las dos páginas web que gestionaba con Dreamweaver desde mi ridículo ordenador de mesa. El blog académico, sobre la Cultura de Grecia y Roma, robaba tiempo a mi tiempo, y me ayudaba a preparar mejor las clases. Mis alumnos también lo agradecieron, aunque hubo que forzar al principio la confianza. A través de él se abrieron infinidad de posibilidades. Aprendí rápidamente a compartir videos, imágenes, enlazar otros textos, crear un verdadero elenco de páginas con material y contenidos de todo tipo. Todo aquello era una chorrada. Es facilísimo, y utilísimo. Ahora lo sé.

No sé cómo regresé a la actividad de mi blog primero. Le di fuerza, empaque. Escribía lo que surgía al hilo del día, en una especie de confesión pública de cosas que no siempre sucedían. El deseo era más poderoso que la realidad tal y como la pintábamos, y las letras le daban la cobertura que necesitaba para desplegarse ampliamente. Aquel blog sí que obtuvo una gran difusión. Se hizo una referencia en lo suyo. Se creó su propio hueco. Este blog tuvo una segunda versión con el mismo nombre en el que llegué a escribir más de 800 páginas de una hoja de word normal en cuatro meses.

Un blog me iba llevando a otro, y a otro. Así, para cada inquietud que tenía, abría un nuevo espacio, con su dirección y temática. Solidaridad, educación, Biblia. Cuadernos y cuadernos de reflexiones. Se iba perfilando para cada uno su propio estilo. A mí me ayudaba que fueran diferentes, y a la vez estuvieran igualmente a tiro con la misma cuenta. Cada día escribía en varios de ellos. Tres o cuatros con una frecuencia estable, y ordenada. Ya digo que ganaban en potencia y difusión. Se me ha olvidado decirlo, pero la llegada de las redes sociales, a través de páginas en Facebook, o la programación de tweets con TweetDeck ampliaban el horario que tenía frente al ordenador. Otras personas enlazaron mis blogs en los suyos. Se convertían en comunicadores. Conocí a personas -en persona- que hacían cosas similares. Lo mío dejaba de ser único, y me alegraba. Sin embargo, mantuve mis espacios. Se abrieron colaboraciones.

Todo aquello llegó a convertirse en una especie de biblioteca de cuadernos en los que poder expresarme, reflexionar y hablar sosegadamente. Verdaderamente ayuda a pensar y a obrar mejor, con mayor criterio y claridad. Las relaciones que se establecen no están pagadas. Saber que alguien los leía y seguía hacía todo más interesante. Era vida puesta al servicio de otros. No sólo compartir contenidos. Intentar algo más. Dar algo más. Aprovechar la red para algo más.

Ese sigue siendo el motivo de todas estas andaduras y desatinos. ¿Qué aporta un blog a mi vida? Indiscutiblemente mucho más de lo que se pudiera pensar en aquella tarde de verano, cuando trasteaba la primera vez que vi el escritorio. De lo más valioso, sin duda alguna, ha sido reconocer que tenemos algo que decir y poder hacerlo. Esto no es sólo democracia, sino humanidad. Y en ese esfuerzo y tarea todo esto tiene sentido, dignidad. Aquí, en su sentido, recibe grandeza las pequeñeces en las que nos entretemos.

A estas alturas, ¡cómo no recomendarte que tengas también aquí tu espacio! ¡Únete! ¡Dímelo!

Anuncios

2 comentarios sobre “Qué aporta un blog a tu vida

  1. Hola joseferjuan!
    Yo también empecé una tarde, pero no era de verano, sino de invierno.
    Esto de los blogs permite muchas cosas, entre otras poder ser cauce de expresión que pueda ayudar a otras personas.
    He comenzado recientemente un pequeño blog que pretende ser un espacio con oraciones desde lo cotidiano apoyado en canciones, poemas, la Palabra, etc.
    Seguimos en la brecha.
    Un abrazo.

    Me gusta

  2. Mi motivación a escribir en el blog fue leer otro blog. Caí por casualidad a través de una búsqueda en google en un espacio que empecé a seguir casi sin darme cuenta. Un día me pregunté por qué no empezaba también yo a compartir lo mío, así fue que inspirada en algunas cosas que estaba viviendo y en alguna frase que me habían regalado comencé con “esperanza que construye mientras espera”. Cumplo 6 años de blog en un mes. Y lo que me ha aportado además de ser un lugar en donde puedo decir, soñar, comunicar, compartir lo mío, es el regalo de enlazar con personas concretas que desde algún lugar del mundo traen lo propio para compartir. Aprendo, busco, disfruto, encuentro, me hago eco, descubro señales para mi camino, me hago nuevas preguntas, cuestiono, rezo con otros, desde el encuentro con otros blog y autores de blog, y comentaristas del blog, y AMIGOS que surgieron a partir del blog.
    Sin duda el blog me ha aportado mucho, muchísimo. Celebro haberme animado aquella vez, cuando no tenía idea del alcance de lo que escribía, por entonces yo creía que me leerían unos pocos conocidos, y la verdad es que son pocos conocidos y muchos “desconocidos” que jamás hubiera podido conocer de otra manera. CELEBRO el mundo BLOG!!! y tus blog José Fernando (caí en los tuyos a partir de la palabra VOCACION, lo recuerdo todavía.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s