Analizando tendencias

Llevo ya unas semanas suscrito a varios blogs y webs de análisis de tendencias en diferentes campos. Las de moda son las que menos me gustan, y las de economía las más oscuras e imprecisas. Las que van dirigidas a “muchos” lo explican todo al dedillo, con fotos y con gráficos. Las que van destinadas a círculos de expertos y entendidos no son accesibles a cualquiera; da la sensación de que se cuentan secretos entre ellos, pero a gritos. Creo que ha llegado el momento de hacer un pequeño análisis sobre estos análisis de tendencias.

Mi interés comenzó por buscar los factores de análisis. Es decir, los criterios que muestren esa línea que desde el pasado y en el presente marca la ruta del futuro. Una forma de contradecir a la libertad. O, dicho de otro modo, la corriente que empuja a las masas, a las sociedades, y a los individuos que en ellas viven. Imposible de parar.

Resuelvo que las predicciones, o bien se cumplen con un alto grado de fiabilidad, o bien son los análisis los que provocan dicho camino. Como el avión que crea su propia ruta en el aire, así también estos poderosos análisis con sus eficaces canales de distribución de ideas. Siempre he tenido esta incógnita.

Por muy independientes que se proclamen unos de otros, en ocasiones incluso copian las mismas fotos. Aquí vemos fuentes comunes, y poca indepencia. Y donde no hay libertad, en cuestiones sociales, existen intereses que no se dejan claros. ¿Una mano negra? ¡Paso de conspiraciones! Pero sí hablaría de intereses, comprados y venidos.

Claramente el público difiere, según los sitios. Claramente hay espacios masculinos, que cuentan las cosas por hombres y para hombres, y espacios femeninos, donde ocurre lo mismo. Basta con mirar el número de comentarios. Aunque “se huelen” a leguas.

Dependiendo de la coyuntura, triunfa lo positivo o lo negativo. Nos encanta criticar en estas páginas. Son como una especie de desahogo respecto al presente y al pasado, y se intenta mirar con esperanza el futuro. Por lo menos, insisto, en determinados asuntos.

Se aprende mucho en este tipo de páginas. No adelantarse al futuro trae consigo, directamente, el fracaso más abrupto. Porque te permite, entre otras cosas corregirlo y disponerse para “estar contra-corriente”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s