Es lo que tiene imaginarse en una silla voladora a 120 metros de altura. No comprendo este tipo de placeres. Subir por subir, bajar por bajar. Lo mejor de todo es ir acompañado y gritar con alguien. Lo peor, que también me da vértigo, es contemplar el feo paisaje que han instaurado las ciudades.

Anuncios