Se verá lo que aparentes

Así de contundente se presenta hoy una persona para charlar un rato. Así de directa, clara, sincera, honesta. Pero semejante derroche de fuerza sólo es posible desde la incomodidad de su situación actual, desde el dolor y el sufrimiento con el que está cargando irremediablemente. Tiene razón en muchas cosas, y me parece noble y sensata en cuanto emprende. Y en esta se la concedo una vez más, de no ser por la rabia que le hace rechinar los dientes y la lágrima que comienza a descender por la mejilla. Es verdad que aquella cuestión ancestral, que de algún modo despertó Parménides en la conciencia de la humanidad, resurge constantemente en la vida cotidiana. ¿Entre lo que se es y lo que parece ser existe una brecha tan grande? ¡Lamentablemente sí! Y qué impaciente se muestra el receptor de información, el otro que tenemos delante. Y qué torpes somos concediendo oportunidades limitadas a los demás ante semejante esfuerzo. Y qué nefasta es la propuesta que da comienzo a la alternidad falsamente dentro de la persona misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s