¿Es posible un pacto por la educación?

Según están las cosas, creo que no. Porque se utiliza la educación como arma arrojadiza, como escenario del politiqueo más absurdo, como plataforma para la manipulación. Me da pena que esta sea la situación de partida, casi insuperable. Además, añadiría a nudo que se ha formando, y que va ahogando todo entusiasmo y ánimo, que los agentes educativos ya están cansados de semejante manipulación. Incluso los más ideologizados se dan cuenta de la precariedad en la que desemboca un sistema tantas veces zarandeado. ¿Hablan los maestros y los profesores? ¿Hablan fuera de contextos políticos, dialogan entre ellos? ¿Se buscan respuestas reales con los medios reales a nuestra disposición? ¿Es el bien de los niños y de los jóvenes, y por tanto de la sociedad del futuro, el punto central de la educación? ¿Al servicio de qué está todo esto? Demasiadas preguntas, para una misma respuesta. ¡Qué más da! ¡Seguirá siendo motivo de discusión en lugar de oportunidad de cohesión y de unidad!

Escucho estos días a unos y otros hablar de la nueva ley. Y de todo lo que se dice, en mi opinión, ni un sólo tema de los realmente importantes en las aulas de niños y jóvenes, de colegios e institutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s