El trabajo dignifica la vida de la persona

Ni siempre, ni automáticamente. Ni siempre que está al servicio del progreso, ni cuando vemos que las personas se venden a sí mismas dejando de vivir por sí mismas. El trabajo en ocasiones se convierte en el nuevo motor de la vida, que prologa jornadas en lugar de acontecimientos, que hace que los días del calendario que se marquen sean los no laborales. El trabajo que una persona puede sacar adelante, y cuesta decirlo, viene a ser como una especie de traje de nueva identidad o careta que mide el valor de las personas.

El trabajo dignifica cuando no es alienante, directa o indirectamente. Cuando hay en él luz y claridad. Cuando hay algo más que dinero de por medio. Cuando se hace con un fin digno. Cuando se utilizan buenos medios. Cuando con él se construye y desarrolla la persona, sin aislarse de la sociedad. Cuando no aprisiona su vida. Cuando deja margen para la gratuidad, dentro y fuera de sus márgenes. Cuando rompe moldes. Cuando desarrolla esa capacidad específicamente humana llamada creatividad. Cuando se hace honestamente. Cuando se recibe, en parte, el fruto de lo realizado. Cuando no destruye el mundo en el que vivimos. Cuando se comprende como una cooperación necesaria. Cuando no hay manipulación. Cuando los trabajadores son tratados como personas, no como “los abajo firmantes” de unas condiciones salariales y productivas. Cuando podemos distinguir apropiadamente entre lo que se hace y quién lo hace. Cuando se favorece con ello la integración y el crecimiento de la sociedad y las relaciones sociales. Cuando se ajusta a la medida del hombre, y no a la inversa. Cuando recibe el merecido descanso. Cuando el trabajo cuida también del trabajador. Cuando hay gratitud. Cuando hay fidelidad. Cuando se tienen las cosas claras. Cuando el trabajo ayuda a centrar. Cuando trabajo no es mercantilismo, y no se comercia con las personas o con los productos de las personas. Cuando, diría alguno, a pesar de la necesidad de trabajar la persona sigue siendo lo primero, lo primordial, lo fundamental, lo básico y lo nuclear.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s