Quisiera no equivocarme

Así termina una conversación hoy. Éste es el punto final, el colofón, la guinda, la cumbre. Te dejo tiempo para que pienses en la trama. ¿Una quiniela? ¿Un examen? ¿Una nota? ¿Una relación? ¿Una opinión? ¿Una sentencia? ¿Una proposición? ¿Un proyecto? ¿Algo de todo eso mezclado?

Si en algo estábamos de acuerdo los tres que interveníamos era en la necesidad de no equivocarnos. Ahí lo dejamos todo. El acuerdo más certero que no consignamos en la agenda. Ojalá, como deseo. Quizá, como posibilidad. Todo abierto, todo ante nosotros, y un papel en medio que diseña algo más que nuestra propia vida. Porque el problema de todo esto, su núcleo esencial, reside en aquello que no nos afecta exclusivamente a nosotros, se mete en la vida de los demás, permite que los demás entren en nuestra propia vida.

Aquí subyace la raíz de todo. En la incapacidad para controlarlo todo sabiendo que decidimos mucho, movemos mucho, apostamos mucho, proyectamos mucho. Los tres de la mesa nos definimos como medio soñadores, medio realistas. A los sueños de los demás les ponemos fácilmente notas a pie de página mientras los nuestros se nos escapan escribiendo sin parar papeles que antes eran blancos. Todo parece entonces relativamente sencillo, relativamente difícil. Sobre todo, insisto, cuando se ponen nombres de terceros. Aunque desconfiemos siempre de nuestras fuerzas y posibilidades, lo que otros responderán siempre es una incógnitas, y qué sucederá igualmente.

Ahí lo dejo. En lo más humano. En la conciencia plena de que vivir es perder, en parte, miedo a equivocarse. Nada de lo humano es perfecto. Nada que afecte al hombre puede planificarse por entero. La felicidad no reside en la perfección, ni en navegar de espaldas a la fragilidad de nuestros pies en el agua. La felicidad consiste en, como mínimo, tener capacidad para elegir y ejercitarla desde nuestra propia debilidad, amando nuevamente lo frágiles que somos, surcando con el sentimiento y el pensamiento un futuro en ocasiones lejanos.

Anuncios

Un comentario sobre “Quisiera no equivocarme

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s