Hay locuras

Que no sé explicar, y que no preguntaré a ningún experto en locuras. Hay locuras que guardaré siempre para mí, hasta la eternidad. Hay locuras que esconderé en el misterio, como hay locuras que son misterio y que a mí se me esconden. Hay locuras que juegan conmigo sin dejar que yo pueda jugar con ellas. Hay locuras que ni sé, ni puedo escribir. Por eso son locuras, que curan, que están ante mí sin dejarse ver. Hay locuras que me hacen cantar otras músicas, y locuras que me entonan para todo el día. Hay locuras que gritan, locuras que hablan, locuras que quieren sentarse a dialogar, locuras que huyen de toda palabra. Hay locuras del hombre, propias de la vida, y hay locuras de Dios del tamaño de su amor. Llamamos locura a lo que trasciende la normalidad, y también a lo que la supera ampliamente. Hay locuras de dos, locuras de uno, locuras de mil, locuras compartidas, locuras que encienden idénticos corazones para hacerlos diferentes, y que así puedan buscarse hasta reconocerse. Hay locuras que te llevarán como también las hay que te traerán, que te sacarán de ti mismo hasta desquiciarte y otras que te harán vivir centrado como nunca habías imaginado. Hay locuras de ayer, de mañana, de hoy. Locuras para siempre, locuras. Locuras que harán vibrar, y otras que darán paz. Locuras con mucho amor, locuras que no entiende ni el amor, ni el odio, ni entienden de amor ni de odio, y que llenan de amor o de odio. Locuras con las que nos encanta sentirnos vivos.

Anuncios

Un comentario sobre “Hay locuras

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s