Dos consejos sobre el amor. Para principiantes e iniciados.

Seguro que encontrarás muchos libros que te orientarán al respecto. Si tienes suerte, quizá algún buen amigo que además de quererte mucho sepa comprender lo que dices, y haya pasado “por algo” de lo que le vas a hablar. Aunque la experiencia nunca es determinante, ayuda. Seguro que hay webs especializadas y más de un perfil de tweet que se presenta incansablemente en tu TL para decirte cosas sobre las relaciones, el amor, el sexo, la pasión, el enamoramiento. Seguro que también estos lo han sacado de los libros que antes he dicho que seguro que existen. Los mejores, dicho sea de paso, son los que han vivido intensamente el amor. Aunque me temo que son difíciles de distinguir por el título con el que se presentan. Los mejores títulos son los comerciales, hechos para vender y ganar dinero, no tanto para hablar del amor en profundidad.

  1. Primer consejo. Creer que el amor existe. Una cuestión de fe, en verdad. Creer para ver, para encontrar, para saber buscar. No esperes darte de bruces con algo maravilloso sin saber qué significa la palabra maravilla, o qué podemos alcanzar las personas. El amor perfecto existe, aunque no está en este mundo como tal, sino como amor que perfecciona y nos hace mejores. Si bien nadie dejará de ser un sapo por un beso, quizá si pueda transformar su corazón reconocer que hay alguien en el mundo para quien es original, distinto, único. La verdad es que lo mejor que puedes hacer es escribir un rato sobre cómo piensas el amor, y verás en qué estás creyendo. Alguna que otra vez he creído que esta tarea, entre los niños más pequeños, resultaría tan educativa como entre lo niños más grandes llamados adultos, entre esos novios, jóvenes esposos, padres, abuelos. El amor existe, es real. Aunque ciertamente entran dudas cuando se está delante de él. No dudas sobre Él, sino sobre si somos dignos de él, capaces de convivir en su presencia. Las dudas se despejan en el diálogo con la humanidad. Por eso creo que Dios se hizo hombre. Su gran lección de vida. El amor hasta dar la vida, dejándolo todo, existe. Desde siempre. Lo que pasa es que algunos todavía no se lo creen, o no quieren verlo. O lo buscan a tientas entre otras muchas cosas. El amor es el corazón del hombre, su gran misterio. No su gran necesidad, sino su gran debilidad y fuerza. Lo más paradójico que hay en él y su mayor claridad.
  2. Segundo consejo. No tomarse a broma el poder del amor, ni su capacidad para hacer felices a las personas. Lo peor es escuchar a los resabiados del mundo, que alardean de los límites y trabas que han encontrado. Considero que son una especie que todo lo envenena, y que hace rara la felicidad de los demás. Sin embargo, ellos mismos en ocasiones han sentido su poder y su atracción hacia el más de la vida, hacia la grandeza de ser hombre, ante la incomparable ternura que inspira la debilidad humana y la tremenda comunión que se produce entre quienes unen sus vidas hablándose con corazón e inteligencia y mirándose con uns ojos únicos. El poder del amor siempre es sanador, constructivo, atrevido y gracioso. Muy bien no sé de dónde sale su fuerza, pero aparece siempre para colmar los ánimos de los entristecidos y para alegrar más la alegría reinante. El amor no tiene tantos límites como los hombres de los libros quieren ponerle. El mejor canto al amor que existe, el de Pablo en Corintios, no habla del amor de Dios, sino del amor que pueden vivir los hombres y del amor que es Dios mismo. No son dos amores, sino la misma realidad. El Amor. Juan dirá que el Amor es Dios. Y quien lo ha visto, lo sabe.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s