Sobre la idolatría

Hace años se escribía más sobre los ídolos, o se utilizaba más esta palabra. A mi entender, muy discutible como siempre, perdió su sentido cuando se convirtió en una forma de señalar a esas personas que son la referencia dentro de la sociología de masas. Entre la cuestión de la idolatría y las masas pueden existir paralelos, indiscutiblemente. Pero la idolatría va un paso más allá, y tiene su contexto propio, no meramente social, sino también personal, muy íntimo, como cuestión planteada al corazón del hombre, a su inteligencia del mundo, a su comprensión de la realidad, a la totalidad de las cosas y más allá de las cosas mismas. Creo que respecto de la idolatría mantendré en mi recuerdo siempre la lectura de “El ídolo y la distancia”, de Jean-Luc Marion. Algo de lo que pienso sé que lo pienso gracias a que alguien me regalase ese libro para dar un paso en mi formación. Fue decisivo.

Hoy me he planteado la cuestión de los ídolos de otra manera. Por un lado, poner a Dios por encima de todas las cosas, tal y como lo entendemos, en forma de lista, sería ya una idolatría. Cuando decimos que Dios es lo más importante, creo que no está claro en ocasiones que Dios ama mucho el mundo que creó, y que este mundo nació de su voluntad y de su amor, como desbordamiento. Principalmente el hombre. Por otro, cuando se quiere unir mucho a Dios y al mundo, al final hay quien pierde la conciencia de la infinita distancia que hay entre uno y otro, como queriendo ver a Dios donde no se le encuentra, como queriendo “poner a Dios en su vida”, forzando en más de una ocasión la lectura, la mirada, el deseo.

Lo anterior son dos extremos. Nada más que los dos extremos entre los que se mueven algunas afirmaciones. Lo que me parece crucial de la idolatría, y considero que hoy es decisivo, es conocer bien a Dios para distinguirlo de las cosas y del mundo, incluidas las personas, y al mismo tiempo saber re-conocerle en ellas, evitando que el mundo se aleje de Dios a placer, que ponga distancia donde no la hay y se rompa la comunión de amor en la que Dios quiere tener presentes todas las cosas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s