Me parece entretenido mirarte, muy entretenido

Hay distracciones de muchos colores y sentidos, que colapsan la vida normal y sus rutinas, que quiebran y rompen como signo de lo bello. Distracciones con novedad y distracciones de siempre. Distracciones de . Y mirarte es una de ellas. Los antiguos ya llamaban a esa actitud contemplación, aunque hoy me lanzo más sobre la vida en-teorética, la vida en-lo-divino, frente a lo excelso plantado en la tierra porque el hombre no puede mirar siempre hacia arriba. Más bien, ahora que lo pienso, me gusta el juego de mirar desde abajo, por eso me agacho también con mis pequeños alumnos para saborear nuevamente sus despistes, y una vez más acoger lo que viene con algo distinto a lo que los mayores llamamos “sorpresas”. Y mirarte así me devuelve a mi propio mundo, escondido detrás de los ojos, donde anida la historia que no es mía, en verso más que en prosa, con su memoria y recuerdos, con lo que imagino y deseo. Me entretiene mirarte, en el mejor sentido de las palabras. Tanto en lo que significa entre-tener, al saberme menos dueño de mí mismo de lo que parecía. Y en una mirada original y única, la mirada de cada momento.

Deberíamos utilizar palabras diferentes, pienso estos días, para lo más humano que pudieran distinguirse de las cosas. Por ejemplo, el mirar a la persona que amas no debería confundirse nunca con mirar la televisión. Tengo la sensación de que se contaminan los verbos en su pureza cuando adquieren otros matices diferentes. También respecto del amar, del sonreír, del llorar. Igual que sabemos que no significa lo mismo decir que “te miro” a “te contemplo”, o “te amo” a un “te quiero”. Las palabras que surgen entre las personas deberían ser distintas, con conjugación propia, declinadas según variaciones que impulsaran hacia lo alto, que alzasen hacia lo más pequeño. Yo diría que distraerse en sentido humano se equipararía a regalar la vida, no a quedarse quieto y aburrido. Optaría más bien por un verbo en el que mirar fuera alimentar el alma, saciar y desbordar, inundar de anormalidad el mundo cortado por las mismas modas, preguntarme siempre para qué estoy contigo, qué hago aquí y qué será después, siempre más y más. Destacaría que entre lo humano, en los rincones escondidos donde los ríos y las nubes nunca son iguales, cada situación es todo lo que hay, y todo se resolvería en la locura de considerarlo único para no dejarlo pasar ligeramente, para no perderlo, para no contabilizarlo con los números con los que hacemos cuentas en los mercados, para alucinarme, para acompañarme, para encenderme, para extasiarme, para unirme fuera de mí mismo, para confundir mi presencia en mí mismo con quien veo reflejado en tus ojos cuando te miro.

Anuncios

Un comentario sobre “Me parece entretenido mirarte, muy entretenido

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s